El tripartito busca apoyos para rebajar el listón electoral

Compromís, Podemos y PSPV presentan una proposición de ley que requiere el apoyo de dos tercios de Les Corts.

Los representantes de los tres partidos registraron ayer la proposición de ley que ahora deberá ser apoyada por PP y Ciudadanos que, de momento, no la ven con buenos ojos.
Los representantes de los tres partidos registraron ayer la proposición de ley que ahora deberá ser apoyada por PP y Ciudadanos que, de momento, no la ven con buenos ojos.

Compromís, Podemos y PSPV presentan una proposición de ley que requiere el apoyo de dos tercios de Les Corts.

El tripartito en esencia, y ayer bien avenido, presentó la proposición de ley por la que plantean la reforma de la Ley Electoral Valenciana con las novedades principales de la rebaja del listón electoral al tres por ciento, las listas cremallera, y como auténtica novedad, las listas desbloqueadas con voto preferencial.

Boix (PSPV), Montiel (Podemos) y Ferri (Compromís) expusieron los diez puntos principales de una ley enunciada en un texto de cuarenta páginas que no fue ni consensuado ni presentado a los otros dos grupos principales: PP y Ciudadanos, sin cuya ayuda la reforma no saldrá adelante.

El principal aspecto novedoso de la ley es la rebaja del listón electoral al tres por ciento, y no como está en la actualidad, en el cinco por ciento, que ha dejado fuera de la Cámara a Izquierda Unida y a otros grupos minoritarios.

La segunda novedad es el voto preferencial y las listas desbloqueadas según el cual, los electores, cuando introduzcan su voto, pueden marcar a tres de los candidatos de la lista como preferenciales. Si alguno de estos tres candidatos obtiene más de un diez por ciento del apoyo preferencial escalará puestos en la lista por detrás del primero. Es decir, si el candidato que ocupa el último puesto obtiene el refrendo mayoritario de los electores que señalan el aspa junto a su nombre, y lo hacen en más de un diez por ciento de los casos, éste pasará al segundo lugar.

Si son varios los candidatos que obtienen el refrendo explícito de la ciudadanía, se establecerá un orden de mayor a menor según los apoyos recibidos.

De este modo, es poco probable que las listas con las que los partidos concurren a las elecciones salgan indemnes e invariables del examen de las urnas, sino que serán los ciudadanos los que decidirán quién va antes y quién después. En esta propuesta se blinda a los cabeza de lista y se deja fuera de la liza a los suplentes. El voto de castigo se estudió pero se descartó por su escasa implantación en los regímenes democráticos europeos.

La reforma propuesta consagra también las listas cremallera, en las que necesariamente se conjugarán un hombre y una mujer alternativamente. De hecho, en el desbloqueo de las listas previsto, los candidatos que deban escalar puestos lo harán según su género.

La propuesta de ley electoral del tripartito también establece determinadas incompatibilidades para ostentar el cargo de diputado en Les Corts Valencianes y lo veta a los miembros de las Corporaciones locales, los integrantes de los Gabinetes del Consell o las personas que ostenten la presidencia o dirección de una caja de ahorros o puertos.