Política

Habla quien más debe callar

La izquierda practica la ley del embudo, aunque también es verdad que protege más a su gente que el PP a la suya

La Razón
La RazónLa Razón

La izquierda practica la ley del embudo, aunque también es verdad que protege más a su gente que el PP a la suya

La historia se repite ¡Qué diferencia tienen los partidos de izquierda para tratar los asuntos que les afectan y cómo trata los casos de otros, especialmente del PP! Me refiero a cómo han reaccionado contra el concejal popular de Valencia, Eusebio Monzó, por la imputación por un contrato de patrocinio del aeropuerto de Castellón con un piloto de motos.

Se han tirado como hienas cuando las filas del PSPV, Compromís y Podemos están repletas de imputados a los que mantienen sin pudor en sus cargos institucionales. Como ejemplos, ahí están el secretario autonómico de Empleo, Nomdedéu, investigado por presuntos delitos de malversación de fondos públicos y falsedad en documento público; el alcalde de Ontinyent, Jorge Rodríguez, que permanece de candidato a pesar del caso abierto por los presuntos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos; el alcalde de la Font de la Figuera, Vicent Muñoz, por prevaricación administrativa; la alcaldesa de Moncada, Amparo Orts, por prevaricación. ¡Qué decir de Pere Fuset, concejal de Valencia, imputado por asuntos varios; el exalcalde Alicante, Echévarri, que se quedó en su puesto hasta ser condenado. Hay más, sin recurrir allende las fronteras valencianas donde Pablo Echenique ha sido condenado.

Como refería más arriba, para la izquierda rige la ley del embudo, aunque es verdad que el PP no tiene la misma solidaridad con su gente que la izquierda con la suya. Así es la vida.