Comunidad Valenciana

Isabel García echa la culpa a los técnicos de la subvención irregular a Champi Herreros

La diputada provincial prestó ayer declaración ante el juzgado de Instrucción y eludió toda responsabilidad.

La diputada provincial prestó ayer declaración ante el juzgado de Instrucción y eludió toda responsabilidad.

Publicidad

La diputada de Juventud y Deportes de la Diputación de Valencia, Isabel García, prestó ayer declaración ante el Juzgado de Instrucción número 4 de Valencia por una subvención presuntamente irregular de 60.000 euros concedida al equipo de motociclismo de Champi Herreros, y por la que la Fiscalía le acusa de un delito de malversación por haber concedido dicha subvención sin que el equipo en cuestión se encontrara ni siquiera constituido.

Isabel García, al igual que hizo hace unos meses a preguntas de LA RAZÓN, volvió a responsabilizar a los técnicos de la concesión y dijo que ella se dedicaba solo al «impulso político y a establecer los criterios».

La diputada explicó que «me dijeron que era todo correcto, y que la inscripción -del equipo en la Federación- no era necesaria».

Por su parte, los «técnicos» a los que hizo mención García también declararon en la vista de ayer y echaron la culpa, a su vez, a los «administrativos», además de señalar que los informes sobre las subvenciones «eran orales» y que los solicitantes que no cumplían los requisitos «se dejaban aparte y ya está».

Publicidad

Por último, prestó declaración Champi Herreros, y responsabilizó de todos los trámites para la solicitud y justificación de la subvención «a la secretaria de club» y dijo que él solo era el director deportivo y se dedicaba a la competición mientras que el club lo dirigía su hijo.

Tras las declaraciones prestadas ayer es previsible que sean citados a declarar los administrativos mencionados y también la que fuera secretaria del club de motociclismo.

Publicidad

La investigación judicial se inició a raíz de una denuncia del grupo Ciudadanos, a la que luego se sumó el Partido Popular.

En dichas denuncias se hacían eco de las irregularidades en la concesión de la subvención denunciadas por la Federación de Motociclismo de la Comunitat Valenciana.

Según dicha Federación, el club de Champi «se constituyó en fecha posterior a la de la publicación de la convocatoria de subvenciones de la Diputación de Valencia, y que iba dirigida a clubes de élite de la provincia de Valencia».

Efectivamente, el 8 de julio de 2016, la Diputación de Valencia, por decreto de su presidente, entonces, Jorge Rodríguez (hoy imputado en el caso Alquería), aprueba las bases de la convocatoria de concesión de subvenciones destinadas a clubes de élite de la provincia de Valencia. Estos clubes debían acreditar «gran relevancia deportiva» pero el de Champi ni siquiera estaba constituido en aquel momento.