La Audiencia expulsa a Rosa Pérez como acusación de Taula al estar imputada

La diputada de EU, una de las principales denunciantes, también contrató un asesor a cargo de Imelsa Considera que Imelsa es una causa única, aunque entiende su división

Rosa Pérez, tras prestar declaración en el cuartel de la Guardia Civil
Rosa Pérez, tras prestar declaración en el cuartel de la Guardia Civil

La diputada de EU, una de las principales denunciantes, también contrató un asesor a cargo de Imelsa Considera que Imelsa es una causa única, aunque entiende su división

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia ha excluido a la diputada de Esquerra Unida, Rosa Pérez Garijo, como acusación popular de la causa Taula al aparecer como investigada (antes imputada) en la causa.

De esta forma, se rechaza el recurso de apelación presentado por ella y se cierra su participación como acusadora quedando únicamente en condición de imputada.

Además, señala el auto que «la cuestión suscitada de nuevo ante este tribunal ya ha sido resuelta en distintas ocasiones» y recuerda que en los autos de 28 de septiembre y 16 de diciembre la Audiencia ya se manifestó en este sentido.

Rosa Pérez fue una de las principales denunciantes de la causa en los extremos que afectan a la Diputación de Valencia y especialmente a la empresa pública Imelsa, y fue también la persona que entregó en Fiscalía las grabaciones realizadas por Marcos Benavent a dirigentes del PP. Y paradójicamente fue imputada por contratar ella misma a un asesor a cargo de la empresa Imelsa.

Por ello, Pérez tuvo que ir a declarar ante el acuartelamiento de la Guardia Civil de Patraix, aunque siempre negó su condición de investigada pese a la evidencias.

Incluso llegó a apuntar al Ministerio del Interior como una «mano negra» alegando que «cuando atacas a los poderosos, se defienden».

Sin embargo, la Audiencia de Valencia ha venido a ratificar que la citación cursada por la UCO de la Guardia Civil para tomarle declaración en calidad de investigada fue correcta.

También fueron llamados a declarar Emili Altur, de Compromís; José Manuel Orengo, del PSPV, y Raúl Pardos, del PSPV.

Curiosamente, el auto discrepa del juez instructor en el sentido de considerar toda la causa Imelsa como una pieza única: «mantenemos que se trata de una única causa y que las distintas piezas poseen un carácter instrumental».

Tras la enmienda al instructor, quitan hierro para señalar que «es innegable que (la separación en piezas) contribuye necesariamente a la facilidad de manejo, la agilización, simplificación y activación del procedimiento, dando una más adecuada respuesta a la exigencia social de obtención de resultados de las llamadas ‘macrocausas’».