La Comunitat experimenta una recesión que se centra en la industria

El Comité Económico y Social (CES) señala en su memorial anual que este sector se ha viso afectado por factores externos como el Brexit y la disminución del comercio exterior

El consumo interno se ha comportado bien gracias a sectores como la construcción, la agricultura o el sector servicios
El consumo interno se ha comportado bien gracias a sectores como la construcción, la agricultura o el sector servicios

El Comité Económico y Social (CES) señala en su memorial anual que este sector se ha viso afectado por factores externos como el Brexit y la disminución del comercio exterior

El presidente del Comité Económico y Social de la Comunitat Valenciana, Carlos Luis Alfonso presentó ayer las primeras conclusiones de la Memoria Económica y Social del año 2018 que aprobó el pleno de la entidad y que constata que la Comunitat siguió creciendo pero «con cierta ralentización» con respecto a 2017.

La memoria será presentada oficialmente al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, y al presidente de Les Corts, Enric Morera (previsiblemente), en el mes de junio.

Carlos Luis Alfonso aseguró que, en general, la Comunitat Valenciana sigue creciendo, aunque lo hace en menor medida que en 2017, lo que supone una «cierta ralentización» que «sorprende y preocupa» porque afecta principalmente a la marcha del sector industrial.

Explicó que este se ha visto afectado por factores externos como las incertidumbres generadas por el Brexit, las «guerras comerciales» y la disminución del consumo exterior.

Según el presidente del CES, el consumo interior se ha comportado «bien», gracias a sectores como la construcción, el sector agrario -pese al año complicado que ha tenido-, o el sector servicios.

Sobre las reivindicaciones que contempla la memoria, el presidente destacó que se repiten con respecto a años anteriores y pasan por reclamar un modelo de financiación autonómica justo y otras infraestructuras que «avanzan, pero lento», como el Corredor Mediterráneo o el acceso a los puertos, especialmente al de Castellón.

Subrayó una «mejora notable» de los servicios sociales, y el hecho de que «la sociedad valenciana funcione relativamente bien».

En lo referente a la provincia de Castellón, el presidente destacó que se ve afectada por problemas concretos como la ralentización industrial -principalmente por el carácter exportador del sector cerámico- y el despoblamiento del interior.

Explicó que el envejecimiento de la población, las comunicaciones deficientes y el déficit de servicio provoca que de las seis comarcas más despobladas de la Comunitat Valenciana, tres estén en la provincia de Castellón.

En esas provincias destaca la baja densidad de población y ofreció los datos de Els Ports, donde la densidad es de 4,87 habitantes por kilómetro cuadrado; el Alto Mijares con una densidad de 5,67 habitantes por kilómetro cuadrado y el Alt Maestrat con 10,17.