La Generalitat comenzará la demolición del antiguo hospital de La Fe en noviembre

El pleno del Consell ha acordado hoy sacar a licitación la contratación, mediante procedimiento abierto, de la redacción del proyecto y la ejecución de la demolición de los edificios del antiguo hospital La Fe, en el barrio de Campanar, por un importe máximo de 18,79 millones de euros.

El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, ha explicado en la rueda de prensa posterior al pleno que la semana que viene se publicará en los diarios oficiales esta licitación, cuyo plazo de ejecución puede variar entre los doce y los veinte meses, dependiendo entre otras cuestiones de la presencia de amianto.

La previsión es que en octubre se adjudique este contrato y en noviembre pueda empezar la demolición, para que una vez concluya -entre finales de 2016 y el primer trimestre de 2017- pueda comenzar la construcción allí de un nuevo hospital, que sustituirá al actual Arnau de Vilanova.

El conseller ha justificado la demolición de la antigua Fe en que todos los informes internos y externos hablan del "avanzado deterioro"y del "alto grado"de amianto de esa infraestructura, y que en caso de acometer una remodelación integral su coste sería "dos veces superior"a lo que costará demolerlo y construir uno nuevo.

En concreto, un informe solicitado a una empresa de ingeniería estima en unos 185 millones de euros el coste de una rehabilitación de los edificios de la antigua, por la complejidad de la retirada del fibrocemento.

Los costes de construcción de un hospital de nueva planta como el el nuevo hospital Arnau de Vilanova se estiman en unos 90 millones de euros entre la demolición y la construcción, sin contar el equipamiento.

Llombart ha indicado que se pone así en marcha un proceso que concluirá dentro de cuatro o cinco años con la apertura de un nuevo hospital en los terrenos de la antigua Fe, que dispondrá de todas las especialidades médicas -incluidas obstetricia y pediatría, que no tiene ahora- y complementará su actividad con el de Llíria.

El conseller ha indicado que la "variabilidad"en el tiempo de demolición de la antigua Fe es "alta", porque habrá que ver las dificultades que se encuentran para retirar el amianto, y porque hay que "reubicar"los servicios de lavandería y esterilización, que aún están allí.

No obstante, ha precisado que durante el tiempo que dure la demolición irán avanzando en la licitación del proyecto de construcción del nuevo hospital, para que no haya demora y las obras puedan comenzar cuando se acaben de derruir las viejas instalaciones de Campanar.

El conseller ha indicado que al nuevo hospital irá la población atribuida al Arnau de Vilanova, y ha anunciado que además se dará la opción a los 180.000 usuarios que cuando se abrió la nueva Fe en el barrio de Malilla fueron trasladados allí de que voluntariamente tengan como hospital de referencia el nuevo.

Llombart ha indicado que calcula que serán alrededor del 50 % de esos usuarios los que preferirán quedarse en ese hospital, con lo que la población protegida del nuevo Arnau será de alrededor de 300.000 personas, la que tenía hasta que se abrió el de Llíria.

El conseller ha indicado que actualmente queda "algún enfermo crónico"en La Fe de Campanar, que será trasladado "en breve"a las instalaciones de Malilla, mientras que "en un futuro"se verá la necesidad de reestructurar el mapa sanitario de forma integral.