La granada gana terreno en la Comunitat

Numerosos estudios han demostrado que posee importantes propiedades antioxidantes n En la región hay ya más de tres mil hectáreas de este cultivo

India, China, Irak, Turquía, Israel, Túnez, EE.UU, Chile y Perú, son los principales países productores de granada
India, China, Irak, Turquía, Israel, Túnez, EE.UU, Chile y Perú, son los principales países productores de granada

Es llamativa a la vista, deliciosa de sabor y se puede combinar con muchísimos ingredientes. Estas son solo algunas de las propiedades de la granada, la «magrana» en valenciano, una fruta que cobra cada vez más importancia en la Comunitat dada su elevada rentabilidad y demanda creciente.

El precio es uno de sus principales atractivos. Un kilo de granada se paga a 0,80 céntimos, una cantidad más que suculenta si se compara con los 0,17 céntimos que se pagan por un kilo de clementinas, 0,22 en el mejor de los casos. Este factor está provocando que cada vez más agricultores muestren un interés por un fruto que, además, está demostrando poseer enormes propiedades antioxidantes, positivas para enfermedades como el colesterol o dolencias relacionadas con la próstata.

El interés creciente de los agricultores en la granada es evidente. En España se ha producido un aumento del 32 por ciento en la cantidad de hectáreas cultivadas desde el año 2004 hasta 2012, al pasar de 2.519 hectáreas, a 3.344, de las cuales, 3.009,6 (el 90 por ciento), se concentran en la región valenciana.

Es una producción simbólica, sobre todo si se compara con la de cítricos, fruta de la que existen 180.000 hectáreas de cultivo en toda la región. De ahí que este fruto cuente con un potencial de crecimiento tan elevado.

Existen en todo el mundo cerca de 500 variedades de esta fruta, la Wonderful es la más conocida y vendida, aunque se le da principalmente un uso industrial, es decir, para producir zumos u otros derivados.

La ventaja con la que cuenta la Comunitat es que, por sus condiciones climatológicas, cuenta con la variedad denominada Mollar, que se cultiva sobre todo en las zonas de Elche, Albàtera y Crevillente, aunque en estos momentos se están realizando ensayos en otras comarcas de la región, como La Ribera, en dónde se está comprobando que se adapta de una forma correcta, aunque retrasa un tanto la temporada.

Esta variedad se recomienda para su consumo doméstico en fresco -en la Comunitat se acostumbra a comerla con azúcar espolvoreado por encima y un poco de vino tinto- algo que la hace muy atractiva para otros países que no cuentan con esta variedad.

De hecho, el 60 por ciento de la producción valenciana de «magrana» se exporta, sobre todo a países del resto de Europa.

El creciente interés de los productores valencianos por este fruto, llevó a la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), a organizar una jornada el pasado jueves por la tarde en la que participaron multitud de agricultores.

Allí, el jefe de sección del Servicio de Desarrollo Tecnológico del Instituto Valenciano de investigaciones Agrarias (IVIA), Julián Bartual, explicó que este centro está trabajando en nuevas variedades de este producto que le proporcionen una mayor calidad y dulzor y, sobre todo, que adelanten la campaña (las primeras variedades empiezan a recogerse en agosto). Por ahora, ya existen tres versiones (IVIAgrariaV111, IVIAgrariaM55) y IVIAgrariaM49) que ya se han registrado.

Rentable sí, pero no es la salvación de la agricultura

Muy importante el mensaje que quisieron dejar claro desde la Asociación Valenciana de Agricultores: la granada es un fruto muy rentable, pero no va a salvar a la agricultura valenciana. Es importante tener esto en cuenta para que no se produzca un exceso de producción, algo que ya ha sucedido en otras ocasiones, como por ejemplo con el caqui. La granada tiene inconvenientes, como que sigue siendo una desconocida para el público.