La militancia del PSPV cae un 8,7 % en los 21 meses de Puig

Pese a fijarse el objetivo de aumentar las bases, no ha podido frenar el éxodo que se inició con Alarte

La Razón
La RazónLa Razón

El secretario general del PSPV, Ximo Puig, se fijó como uno de los objetivos de su mandato recuperar la militancia perdida durante los años de su antecesor en el cargo, Jorge Alarte. Sin embargo, en los 21 meses que lleva en la cuarta planta de Blanqueries, no ha podido frenar la caída de la afiliación, que ha pasado de los 18.000 en abril de 2012, cuando se celebró el Congreso que le otorgó el liderazgo, a los 16.430 que hay en la actualidad, según el dato que hizo público el propio secretario de organización, Alfred Boix, con motivo de las primarias abiertas.

Se trata, por tanto, de unos 1.570 carnés menos, una bajada del 8,7 por ciento. Es, sin embargo, una disminución más lenta que la que se produjo durante el mandato de Alarte, de 2008 a 2012. Cuando el de Alaquàs aterrizó en la secretaría general del principal partido de la oposición, había 26.000 afiliados. Cuando la dejó, 18.000. Una reducción cercana al 40 por ciento. En la mejor época, la del ex presidente de la Generalitat, Joan Lerma, el PSPV contó hasta con 40.000 carnés.

Las razones que explican este éxodo son varias. Hay quien abandona las siglas por cuestiones ideológicas y por desacuerdos con algunas decisiones del partido y hay quien lo hace por problemas económicos. Para combatir esta última causa, Puig aprobó un plan de reducción de cuotas, de hasta un 87 por ciento. La contribución «normal» de los socialistas es de 90 euros anuales fraccionados en dos pagos, sin tener en cuenta los impuestos «especiales» que la formación política ha reclamado algunos años para sufragar campañas. Ahora, sin embargo, cada militante aporta una cantidad en función de sus circunstancias personales. En este sentido, los parados de larga duración y los pensionistas pagan cuotas simbólicas.

Militar ofrece una serie de ventajas como elegir al secretario general y al candidato a la Generalitat valenciana de manera gratuita. Los simpatizantes y ciudadanos que acrediten su compromiso con los ideales progresistas deberán abonar dos euros para participar en las primarias.

Las bases del PP sí crecen

Estos casi 16.500 afiliados del PSPV contrastan con los casi 150.000 que tiene el PP en la Comunitat, número que, según los populares, no deja de crecer, pese a la crisis y la desafección ciudadana. Se explica, en parte, porque muchas delegaciones locales han eliminado la obligatoriedad de abonar las cuotas, de unos 35 euros anuales.

Compromís tiene más de 4.000 militantes, EU, unos 3.000 y UPyD, unos 900. Este es el partido más caro, con cuotas de 20 euros al mes.