La Reina inaugura la muestra que relata en más de 400 obras el legado del IVAM

La Reina Sofía junto a la directora del IVAM, Consuelo Císcar, el presidente Fabra, la ministra Fátima Báñez, la alcaldesa Barberà y los artistas invitados
La Reina Sofía junto a la directora del IVAM, Consuelo Císcar, el presidente Fabra, la ministra Fátima Báñez, la alcaldesa Barberà y los artistas invitados

Su Majestad, la Reina Sofía, inauguró ayer la muestra con la que el Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) celebra su vigésimo quinto aniversario y hace una retrospectiva histórica de sus fondos.

La monarca, acompañada por el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, y la directora-gerente del IVAM, Consuelo Císcar, entre otras autoridades, recorrió durante cerca de una hora y media las tres galerías por las que se desarrolla esta muestra que, a través de más de 400 obras, muchas inéditas, pretende dar a la colección del museo «la dignidad que tiene y que merece».

El comisario de la exposición, Francisco Jarauta, explicó que la reina se interesó «por cada contexto», pero especialmente por la parte histórica, dedicada al cartelismo y los trabajos gráficos de la Segunda Guerra Mundial, y preguntó por las series de John Heartfield, Georg Grosz y Josep Renau.

Estas imágenes de la Guerra «marcaron» a doña Sofía, pues, según Jarauta, las piezas y el cartelismo ruso «tienen una fuerza iconográfica muy alta» y un «dramatismo añadido» por el contexto.

La muestra pretende dar una mirada histórica y poner en valor al IVAM como «interlocutor de todos los problemas del arte del siglo XX» y como primer museo de arte moderno de este país.

La exposición se abre con una sala centrada en el escultor Julio González, sobre el que ha girado la colección permanente del IVAM, con obras de este artista, entre las que se encuentra el «Hombre Cactus», y de otros creadores como Matisse, Picasso o Brancusi. En esta primera galería se hace un recorrido desde las vanguardias de principios del siglo XX hasta el 45, pasando por todos los «ismos» hasta llegar a los carteles de la Segunda Guerra Mundial.

La segunda parte va desde los 50 hasta mediados de los 90, donde cobran protagonismo el informalismo europeo y el expresionismo americano y, sobre todo, el «pop-art».

Se cierra con una galería que aborda la creación artística más contemporánea, en la que se integran las fotografías, instalaciones o, incluso, el vídeo. Pocas obras pero «importantes», según el comisario.

Las vídeo instalaciones de Bigas Luna o el monumento de Christian Boltanski a la memoria de los Suizos desaparecidos, son el broche dramático de una muestra cuyo recorrido inaugural finalizó con una foto de la reina con los más de 50 artistas invitados, entre los que estaban Miquel Navarro, Joan Cardells y Martín Chirino.

Doña Sofía también accedió a fotografiarse con los reporteros gráficos que cubrieron esta inauguración a petición del fotógrafo José García Povela, «El Flaco», quien acudió como invitado por tener obra suya en el IVAM.