La siniestralidad en las carreteras se dispara y supera la media nacional

Los accidentes en las vías valencianas subieron un 17 por cien en un año y en España un siete

Imagen de un accidente de tráfico registrado en la carretera CV-50 que une Tavernes de La Valldigna y Alzira
Imagen de un accidente de tráfico registrado en la carretera CV-50 que une Tavernes de La Valldigna y Alzira

Los accidentes en las vías valencianas subieron un 17 por cien en un año y en España un siete

Los últimos datos de siniestralidad dejan un triste balance tanto en número de fallecidos como de heridos en accidentes de tráfico. En la Comunitat Valenciana las personas que perdieron la vida en accidentes de tráfico aumentaron un 17 por ciento, frente al siete por ciento de la media nacional. En 2016 murieron 180 personas, frente a las 154 de 2015. Siguió así la línea ascendente de los últimos cinco años que solo se rompió en 2015.

Se trata de los últimos datos analizados de esta materia y que se analizan cada mes de noviembre en la Comisión Autonómica de Tráfico y Seguridad en la Circulación Vial de la Comunitat. Las vías interurbanas se cobraron 131 víctimas en 2016, un 25 por ciento más que el año anterior, mientras que la media nacional subió un tres por ciento.

El número de heridos graves con secuelas también aumentó. En el último año analizado hubo 865, un diez por ciento más, mientras que la media nacional subió un tres.

El incremento fue mayor en las vías interurbanas, donde hubo 118 heridos y el aumento registrado alcanzó el 36 por ciento frente al seis de la media española.

Ante estos datos, el gerente de la Cámara de Contratistas de la Comunitat Valenciana, Manuel Miñés, incidió en la relación que tienen estas cifras con la falta de inversión en carreteras, tanto en nuevas infraestructuras como en conservación.

Casi la mitad de carreteras nacionales que trascurren por el territorio valenciano, (42,6 por ciento) son convencionales, es decir, de simple calzada por sentido, sin mediana y sin arcenes reglamentarios. El porcentaje asciende al 89 por ciento en el caso de las carreteras de titularidad autonómica.

Miñés se refirió a un estudio realizado por esta organización que afirma que una inversión de 150 millones sería suficiente para bajar la siniestralidad. «Se evitarían en los próximos 15 años 70 fallecidos y 220 heridos graves». Sin embargo, según Miñés, en este foro no se quiso abordar su análisis.

Esta cámara señala tres obras claves para reducir los accidentes. La ampliación del «by-pass» de Valencia, la finalización de la variante de Sueca (Cullera- Favara) y la prolongación de la CV-10 desde Coves de Vinromà.