Las ayudas para la rehabilitación son la última esperanza de la construcción

La Conselleria de Vivienda busca recuperar los fondos europeos que perdió el anterior Consell

Los fondos Feder apoyan la rehabilitación en barrios degradados
Los fondos Feder apoyan la rehabilitación en barrios degradados

Que la rehabilitación tiene que ayudar a sacar del pozo al sector a la construcción no es ninguna novedad. Se defendía en la anterior etapa de Gobierno- que aprobó desgravaciones fiscales por la rehabilitación- y se mantiene ahora con un nuevo objetivo: conseguir fondos europeos (Feder) para ayudar en la eficiencia energética de viviendas y a la regeneración de barrios en crisis.

La consellera de Vivienda y Obras Públicas, María José Salvador, denuncia que sus antecesores dejaron perder quince millones de euros en este tipo de fondos.

Asegura que en julio de 2014 se enviaron dos propuestas a la Unión Europea para beneficiarse del Programa Operativo de 2014-2020. Los beneficiarios potenciales eran las actuaciones para conseguir mejoras energéticas en viviendas de colectivos en riesgo de exclusión y ayudas para regenerar barrios degradados.

El coste total del primer grupo ascendía a diez millones de euros y el segundo a 20 millones. La mitad debía ser aportación de la Generalitat y la mitad de Feder.

Según afirma la Conselleria, la Comisión Europea (CE) estudió dichas propuestas y requirió cambios sustanciales en cuanto a contenidos e indicadores. Precisamente fueron esas modificaciones las que hicieron que finalmente se retirase la propuesta.

Ahora, Salvador está decidida a no dejar pasar este tren- aunque obligue también a prever partidas de su presupuesto- que el PP perdió en 2014 y 2015. Para el próximo año se prevé que la UE abra una revisión de los proyectos y ponga a su disposición de fondos adicionales. Asegura que para el momento en el que se vuelva a abrir el proceso, la Conselleria tendrá preparados sus proyectos de regeneración urbana y los presentará ante la CE para intentar acceder a dichas ayudas.

La titular de Vivienda ya reconoció durante su comparecencia anterior que no tiene margen presupuestario para poner en marcha grandes intervenciones. A la falta de financiación, se suma el hecho de que las infraestructuras se pagan como una hipoteca, durante muchos años, y debe cumplir con estos compromisos que corresponden a obras ya ejecutadas. De ahí que a la llegada de fondos europeos tenga previsto reclamar al Gobierno de España más fondos del Plan de Vivienda.

Así mismo, el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, avanzó durante su visita a Bruselas del pasado viernes que presentará proyectos de rehabilitación para recibir fondos del plan Juncker.

Salvador defiende con firmeza que la rehabilitación puede movilizar más puestos de trabajo que la construcción de vivienda nueva (tres por cada uno de obra nueva) puesto que beneficia también al sector auxiliar de la construcción.