Política

Las ventas del azulejo se contienen ante las incertidumbres económicas

Las ventas del año pasado fueron positivas aunque leves en la segunda parte del año, una tendendencia «preocupante» que podría continuar este ejercicio

La ministra de Industria, Reyes Maroto, inauguró ayer la feria internacional del azulejo Cevisama junto al presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, y otras autoridades
La ministra de Industria, Reyes Maroto, inauguró ayer la feria internacional del azulejo Cevisama junto al presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, y otras autoridades

Las ventas del año pasado fueron positivas aunque leves en la segunda parte del año, una tendendencia «preocupante» que podría continuar este ejercicio

El sector azulejero español cerró el año 2018 con resultados positivos en ventas, aunque han sido contenidas en la segunda parte del año, una tendencia «preocupante» que puede continuar este ejercicio ante las incertidumbres en el panorama internacional.

Con un aumento del 2,4 por ciento de las exportaciones, 353 millones de metros cuadrados vendidos y 3.500 millones de facturación, el sector abrió ayer la feria Cevisama, que reúne a 800 firmas expositoras de 36 países hasta el viernes en Feria Valencia y fue inaugurada por la ministra de Industria, Reyes Maroto, y el presidente de la Generalitat, Ximo Puig.

El presidente de la patronal Ascer, Vicente Nomdedéu, afirmó que habrá que trabajar «mucho» para poder mantener un crecimiento sostenido en unos momentos de incertidumbre a nivel mundial que «contrae» la toma de decisiones y las inversiones.

«El mundo entero está con estas dudas», no solo Reino Unido por el «brexit», señaló Nomdedéu, que citó también las medidas proteccionistas entre los motivos que están causando esta contención de las ventas en el sector.

La ministra de Industria destacó que Cevisama es la cuarta feria española que más valor aporta y agrupa a un sector en crecimiento líder en desarrollo tecnológico y diseño y competitivo, una industria representada en la marca Tyle of Spain y a la que se va a apoyar a través de la Estrategia de la España Industrial 2030.

Por su parte, Puig avanzó que se está analizando la fórmula de asociación de una alianza público-privada entre la patronal Ascer y la Generalitat, y el Ministerio «en la medida que pueda», para hacer frente a «la dinámica de un sector que tiene competencia desleal».