Lobón afirma que sólo vio la última página del contrato de prórroga de la F-1 que firmó

Asegura que los socios de Valmor presionaban para que la Generalitat les comprara antes de Fabra

Luis Lobón entra en la Ciudad de la Justicia, en una imagen de archivo
Luis Lobón entra en la Ciudad de la Justicia, en una imagen de archivo

El que fuera secretario autonómico de Turismo y Proyectos Estratégicos de la Generalitat, Luis Lobón, afirmó ayer que el contrato por el que se prorrogó la celebración de la Fórmula 1 y que se firmó el 19 de julio de 2011 «se firmó deprisa y corriendo porque nos dijeron que estaba Camps en Londres y que se había negociado allí y que había que firmarlo». Además, Lobón explicó que ni siquiera él leyó el contrato sino que le dijeron que lo firmara y que, como su rúbrica se estampaba en calidad de testigo, tan solo se le enseñó la última página donde ponía que él firmaba como testigo de que Dolores Johnson era consellera de Turismo.

Lobón declaró ayer ante el juez que instruye la causa denominada Valmor que investiga la comisión de los delitos de prevaricación y malversación cometidos presuntamente por Francisco Camps, Dolores Johnson y Jorge Martínez Aspar.

Lobón también explicó que «la compra de Valmor era una decisión política que ellos revistieron jurídicamente». Además, explicó que la petición de los socios de Valmor para que la Generalitat comprara la empresa «viene de hace tiempo, no se adopta en diciembre de 2011 sino que los miembros de Valmor se reunieron con Paula Sánchez de León y otros consellers y piden una solución porque el Consell les había pedido que no declararan el concurso de acreedores, aunque no consiguieron una solución alternativa».

Lobón explicó que la decisión se tomó por orden «del superior de Johnson», que no era otro que el president».

Fuentes conocedoras del caso aseguraron que la compra estaba pedida «desde antes de que llegara Fabra a la Presidencia» porque los socios de Valmor «estaban apretando, porque no querían seguir teniendo pérdidas».

En el día de ayer prestaron declaración también Henar Molinero y Natalia Meneu.

Molinero reconoció que acompañó a Camps a Londres a negociar con el magnate de la Fórmula 1 Bernie Ecclestonne.

Por su parte, Natalia Meneu reiteró que Aspar y Camps eran amigos, aunque restó intensidad a sus declaraciones anteriores y dijo que eso era lo que creía.

Por su parte, la defensa de Camps pidió que esta causa, abierta por presuntos delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos, sea separada en tres asuntos: los relativos a los contratos firmados por Circuito del Motor, lo relacionado con la creación de Valmor y un tercero con su compra.