Los vaivenes políticos copan la sátira en las Hogueras de Alicante

Los artesanos foguerers se apresuran para que todo esté preparado en las hogueras de cara a la "plantá"oficial
Los artesanos foguerers se apresuran para que todo esté preparado en las hogueras de cara a la "plantá"oficial

El fin del bipartidismo con la aparición de los partidos emergentes y algunos de los episodios más polémicos protagonizados por los políticos durante el último año copan la sátira de las Hogueras que emergen durante estos días por las calles de Alicante, con motivo de las fiestas de San Juan.

A falta de unas horas para culminar la 'plantá' de los 184 monumentos (mitad adultos y mitad infantiles) repartidos por toda la ciudad, el radical cambio del panorama político y sus distintas aristas ha sido el tema elegido por la mayor parte de los artistas de las 'fogueras' para lanzar sus mensajes más burlescos.

Buen ejemplo es la hoguera especial (la de mayor categoría) de la comisión Séneca Autobusos que ha representado un Portal de Belén muy particular donde, bajo el título "Un Belén de Locura", aparece el ninot de una Virgen María con gafas y barba al estilo de Mariano Rajoy (PP) y un alto San José con un bastón con el puño y la rosa parecido a Pedro Sánchez (PSOE).

Estos adoran a un recién nacido Niño Jesús con perilla y una llamativa coleta (Pablo Iglesias, de Podemos) bajo la atenta mirada de un ángel de alas naranjas con la cara de Albert Rivera, que cierra el círculo del llamativo alumbramiento que ha tenido el bipartidismo.

Al lado, a punto de llegar, los tres Reyes Magos en sus camellos aunque en esta ocasión con la cara de Luis Bárcenas (Melchor) -con la leyenda "si piensan que le voy a dejar el oro al niño, lo llevan claro..."-, Jordi Pujol (Gaspar) -"Espanya ens roba... ... i jo també!!!"- y Rodrigo Rato (Baltasar) -de rey negro "para ir a juego con mis mágicas tarjetas 'black'"-.

En la hoguera de Hernán Cortés, en la céntrica y concurrida plaza de Montañeta, hay un gran tronco central del que sale por cada orificio un "pequeño Nicolás"junto a un Bárcenas volando con el traje de Supermán mientras tiene agarrado en un puño a un pequeño Rajoy.

En la hoguera de Carolinas, como siempre de las favoritas en el concurso de los artistas, aparecen los líderes de Podemos y Ciudadanos en una doble faceta de encandilar a los votantes en campaña y, a continuación, mostrando una cara menos agradable, una vez pasados los comicios.

Imágenes de Rita Barberá, en algunas con su conocido bolso y un abanico para aplacar el "caloret", del ministro Cristóbal Montoro encarnado en Yoda y clavando una espada en un cartel de "cultura"y de una envejecida Rosa Díez también atraen la atención.

El papa Francisco es recogido en estas escenas de ninots, como en Séneca Autobusos con cara de bonachón y un frasco limpiador en su mano derecha con una pegatina de "Don Limpito".

La abdicación de don Juan Carlos y el nuevo reinado de Felipe VI, calificado en algunas como "El Hermoso", tampoco pasan desapercibidos en las hogueras, con sus trajes majestuosos y llamativas coronas.

Los artistas se dedican durante las últimas horas del día a terminar de plantar los catafalcos y a dar los retoques definitivos para que esta noche esté todo listo y, a partir de primera hora del domingo, el exigente jurado calificador pueda hacer su trabajo de repartir los honores y premios.

Todo este ingente trabajo que se exhibe durante cuatro días será pasto de las llamas durante la 'cremá' de la medianoche del miércoles al jueves, en un espectacular e hipnotizador ritual de fuego y agua -la 'banyá'-.

El visitante estos días de Alicante se deleita con la ironía y belleza de estos monumentos y de otros elementos que diferencian esta fiesta como las estruendosas mascletás, todos los días a las 14 horas en la plaza de Los Luceros, en torno a la cual se agolpan decenas de miles de personas para disfrutar del sonido y del olor de la pólvora.

La 'coca amb tonyina' (coca con atún) y las brevas son los elementos gastronómicos más tradicionales de estas fiestas, de la que se calcula que disfrutarán un millón de personas.

Declaradas de Interés Turístico Internacional, las Hogueras de Alicante dan el pistoletazo de salida al verano en el sur de la Comunitat Valenciana, además de generar cuantiosos beneficios económicos a la ciudad, que el año pasado se cifraron en 45 millones de euros.