«Puig y Oltra siguen la ruta que inició el nacionalismo»

A. MARTÍ

Los populares acaban de darle su apoyo para que guíe al partido en la reconquista de las instituciones. De momento, suspende al Consell y promete seguir plantando cara al tripartito

-¿Qué valoración hace del XIV Congreso del PPCV ?

-Muy positiva porque no sólo he tenido el apoyo de Mariano Rajoy y María Dolores de Cospedal, sino también de toda la militancia. La organización no era fácil porque ha habido poco tiempo para prepararlo y el proceso era nuevo. El partido está unido y renovado.

-¿Qué ha buscado en las personas que componen el Comité Ejecutivo?

-Tienen perfiles distintos, con experiencia en el mundo municipalista y saben qué es el día a día y la gestión. También he querido compensar a los que dan la cara, tanto en Les Corts como en los Ayuntamientos, que no se han escondido en momentos difíciles.

-¿Qué queda del viejo PPCV?

-Un legado magnífico, a pesar de los errores, que hay que reconocer, y la impronta de muchísima gente. El capital humano del PP, su legado de obras y de buena gestión que no hay que perder.

-¿Qué es lo que se ha propuesto desterrar del nuevo PPCV?

-Siempre digo que de tanto gestionar perdimos el alma. Hay que mantener lo bueno que se hizo y cambiar. Volver a la calle para conectar con la gente, nos falta humildad, y por supuesto la corrupción. Hay que ser más contundente y tener más medidas para evitar la corrupción porque es de personas y no del partido.

-Rita Barberá estuvo presente en los discursos. ¿Por qué no se le dio la presidencia de honor?

-Los Estatutos nacionales marcan que tienes que haber sido antes presidente del partido y Rita no lo fue. Entendimos que el preámbulo es donde se recogen las declaraciones de voluntad, de principios. Es un buen lugar donde reconocer a una persona fundamental en la transformación de la ciudad y de la configuración del centroderecha español y valenciano.

-Usted le advirtió a Mariano Rajoy sobre la necesidad de justicia para evitar contagios nacionalistas. ¿Se siente bien tratada?

-Le pedí justicia en las inversiones en infraestructuras y en financiación. El PP siempre ha defendido lo mismo. Los que han cambiado son otros, los hoy en el Gobierno. El PSPV y Compromís votaron en contra de esta reivindicación en la legislatura pasada porque lo propuso el PP.

-¿Ha detectado que puede darse un contagio nacionalista?

-Es la hoja de ruta del tripartito. El presidente Ximo Puig y la vicepresidenta Mónica Oltra, con el apoyo de Podemos, llevan una hoja de ruta absolutamente igual que la que empezó el nacionalismo separatista hace 20 años o 30 años. Es decir, buscarse un enemigo al que culpar de todos sus problemas porque son incapaces de gestionar. Vemos el «Madrid nos roba», toda la culpa es de Madrid cuando Oltra y Puig no dicen que en dos años han tenido 3.000 millones que no tuvo el último Gobierno del PP. ¿Y dónde está ese dinero? No han acabado con los barracones, todos los dependientes no cobran... Crean agencias de colocación, asesores, enchufados... no hay infraestructura nueva de competencia de la Generalitat. Además han creado un nueva RTVV que claramente apuesta por ser instrumento de destrucción masiva del PP y de ataque frontal con el Gobierno de España, han impulsado el requisito lingüístico en la Administración pública y en educación hay un chantaje lingüístico. Es lo mismo que se diseñó en Cataluña y además, los catalanes necesitan de la Comunitat Valenciana y Baleares para que en lugar de siete millones sean once millones.

-No solo el Consell reclama inversiones. También las hacen los empresarios que por cierto, no acudieron, como sí lo hicieron otras asociaciones, a la clausura del Congreso del PPCV. ¿Excusaron su asistencia? ¿Es una muestra de protesta a Rajoy?

-Les invitamos y agradezco a toda la sociedad civil que asistió. Ellos tendrán que decir por qué no quisieron venir. Pone de manifiesto que estamos en una nueva etapa. El PP es un partido de centroderecha con una base social muy amplia. Hay que romper ciertos clichés. Creemos en la iniciativa privada y en la competencia. Tenemos una base de clase obrera trabajadora y clase media que es importantísima. El último CIS revelaba que la clase media alta estaba más con Bloc-Compromís que con el PP.

-Rajoy pidió unidad e integración para los próximos congresos provinciales. ¿Se cumplirá en la Comunitat?

-Sí. El PP ha vivido procesos donde se han presentado varios candidatos y se han solventado con mucha integración y unidad. Habrá casos en los que se podrá consensuar candidaturas, en otros no. Una vez elijan los compromisarios o militantes hay que remar en la misma dirección. Que haya varios candidatos está a la orden del día.

-¿Usted cree que el actual presidente del PP de Valencia, Vicente Betoret es el mejor candidato?

-La dirección siempre ha apostado por los tres dirigentes provinciales, no hay ningún problema, pero mantendremos la objetividad y neutralidad. Es la gente la que tiene que decidir.

-En la ciudad de Valencia sigue existiendo una gestora. Pero además, supone el 23 por ciento del ceso de votantes de cara a las elecciones. ¿Cómo se está abordando esta situación?

-En Valencia hay una gestora que hace acción política, con independencia del trabajo que se está realizando desde el Ayuntamiento con Eusebio Monzó como portavoz, que desarrolla una labor magnífica. Hay que intensificar la acción porque el área de Valencia es fundamental de cara a recuperar el Ayuntamiento y la Generalitat. Valencia también tendrá su congreso donde además del presidente de la gestora, Luis Santamaría, se pueden presentar otras personas.

-¿Apoya a Santamaría?

-Me parece buen candidato porque ha hecho un trabajo magnífico. Ya veremos si alguien más se presenta o tiene un proyecto.

-¿Le preocupa la situación de los concejales de Valencia? Hablan en nombre del PP pero están suspendidos de militancia.

-Este proceso disciplinar está en Génova (la dirección nacional). Se creó una gestora y Eusebio Monzó (único concejal no imputado) asumió la portavocía. Decidirán los tribunales, pero no podemos acompasar nuestro tiempo político al judicial.

-El Consell aprovecha las cifras, por otra parte objetivas, de financiación e inversión para atacar al Gobierno. ¿Se puede desactivar el discurso de la marginación?

-Sí, porque uno no puede pretender llegar a un Gobierno donde hay dificultades, como en todos sitios, porque ha habido una crisis muy fuerte, prometiendo y cómo luego eres incapaz de cumplir buscas unos culpables. Esto es muy propio de los populistas. Ya dije que esta legislatura sería de poca gestión y mucha ideología y desgraciadamente no me he engañado. El tiempo me está dando la razón. Estamos sufriendo una limitación importante a la libertad económica, de educación...

-El Consell alega que la herencia recibida fue muy mala.

-No pueden estar mucho tiempo más así. Estos han sido sus segundos presupuestos. La gente no quiere que sus gobernantes digan que no tienen dinero y que no pueden hacer nada por ellos. Es más, han generado problemas donde no había como en Educación y Sanidad.

- Antonio Montiel (Podemos) ya ha anunciado que no repetirá como líder, con Compromís y el PSPV con sus más y sus menos. ¿Acabarán la legislatura?

-El poder une mucho. Coche oficial, sillones, colocar a toda tu gente como están haciendo ellos... Van a intentar agotar, pero si hay una radicalización de Podemos será una vuelta de tuerca del Consell. Lo único que van a hacer es alargar la agonía. Será una legislatura perdida para consolidar el crecimiento económico.

-Lo pinta como si fuesen a crear un daño irreparable.

-Va a costar porque este Gobierno debería haber aprovechado la inercia de la reestructuración que dejó el Gobierno del PP. Se hizo un esfuerzo importante porque no había dinero y ahora ves que hay 384 millones para crear agencias que no tienen utilidad, que son cuestiones políticas. Por ejemplo, la Agencia Valenciana de Innovación se crea porque esta materia está en manos de Compromís y el presidente del Consell necesita colocar a su amigo y además, controlar la innovación. La Agencia Antifraude porque que era una petición del señor Montiel...

-Usted dice que el Consell del Botànic está imponiendo su ideología, ¿no lo hace el PP cuando gobierna?

-Se nota en que están en contra de los modelos de colaboración público-privada. La reversión de concierto sanitario es una cuestión ideológica. Que pongan todo el control y los informes que quieran. Igual que el hecho que se hayan cargado el distrito único o el decreto plurilingüismo. El del PP daba igualdad de condiciones al castellano, al valenciano y al inglés. Los proyectos económicos paralizados como Puerto Mediterráneo, Ikea en Alicante, Alcoinnova.... no tienen que estar a favor de nada. Si es legal se debe ejecutar, pero como no es su modelo económico, lo paralizan. Esa es la diferencia.

-¿Qué nota le pone al Consell?

-Un suspenso... no le diría un cero. Ha sido bastante decepcionante porque generaron tantas expectativas. Decían que tenían un proyecto de revolución para Comunitat, pero no saben guiarlo. Demuestran que solo querían tirar al PP y arrinconarlo.

-El PP se ha quedado solo en muchas votaciones en Les Corts. ¿Cuál ha sido la más difícil?

-Ha habido unas cuantas, pero siempre lo hemos hecho pensado que lo que defendíamos era lo mejor por el interés general. Por ejemplo, cuando dimos nuestro apoyo en materia de financiación no fue por interés del partido.

-¿Esta máxima se trasladará a la votación de los PGE?

-Pelearemos por más inversión, y para que la que haya se ejecute.

-¿Votarán los diputados del PP valencianos en contra de los PGE si no mejoran las inversiones?

-Los diputados valencianos pelearán. Ya están en ello. Se están reuniendo para saber las necesidades de cada comarca. Pero el PP mantiene el principio de voto. Es mejor pelearlo que votar en contra.

-¿Qué actitud mantendrá el PP con la nueva RTVV?

-Denunciaremos cualquier manipulación informativa. Está concebida para atacar al PP y para servir al Consell del Titànic. Si no hay dinero para lo básico, ¿hay dinero para esto? Solo el nombre elegido (à.) que se ha utilizado por grupos independentistas, ya es toda una declaración de voluntad. No es casualidad. La televisión la utilizarán, lo fían todo a ella.