Política

Renfe lanzará el AVE «low cost» ante la liberalización del mercado

La tarifas de los trayectos del AVE se podrían reducir en un cuarenta por ciento

Un grupo de pasajeros se dispone a subir al primer AVE de la compañía Renfe que une las ciudades de Valencia y Sevilla. EFE/Kai Försterling.
Un grupo de pasajeros se dispone a subir al primer AVE de la compañía Renfe que une las ciudades de Valencia y Sevilla. EFE/Kai Försterling.

En puertas de la liberalización del transporte ferroviario de viajeros en diciembre de 2020, se van conociendo las empresas dispuestas a competir con Renfe y popularizar el tren de alta velocidad en España como lo hicieron, hace dos décadas, las aerolíneas de bajo coste con el viaje en avión.

La liberalización romperá en menos de dos años el monopolio de la operadora pública en el mercado de alta velocidad, aunque no ocurrirá lo mismo con los servicios ferroviarios sujetos a obligación de servicio público (OSP) -Cercanías, Media Distancia, Ancho Métrico y Avant-, que prestará hasta que se vuelvan a licitar en 2033.

Para contrarrestar la presumible pérdida de cuota de mercado, Renfe lanzará antes de la liberalización un nuevo servicio de alta velocidad de bajo coste, un 40 % más baratos que el AVE clásico.

Los precios se ajustarán a los del mercado objetivo que Renfe quiere «atacar», el de carretera, que tiene, por ejemplo, en el corredor entre Madrid y Barcelona (con 11 millones de viajeros al año), una cuota del 38 por ciento frente al 39 por ciento del ferrocarril y al 23 por ciento, del avión.

Renfe espera ganar dinero con su AVE «low cost», aunque no sea mucho, desde el primer día, a diferencia de la marca Ouigo, con la que opera un servicio similar desde hace casi seis años la compañía francesa de ferrocarriles SNCF y que reconoce que se necesita un año y medio para amortizar la inversión en cada nueva línea que lanza.

Precisamente SNCF ha confirmado esta semana su decisión firme de entrar en España preferentemente de la mano de empresas locales -está negociando con varias empresas privadas, entre ellas ILSA (Acciona y Air Nostrum), que a su vez cuenta con más candidatos a socios en operadores de otros países de la UE.