Ribó le niega la vicealcaldía a Gómez y esta le acusa de «autoritario»

El alcalde ve «innecesario» el cargo que reclama la socialista porque «puede generar disfunciones». Compromís amaga con gobernar en solitario

Joan Ribó y Sandra Gómez entran en el Rialto el primer día que los representantes de ambos partidos comenzaron a negociar el reparto de poderes tras las elecciones municipales
Joan Ribó y Sandra Gómez entran en el Rialto el primer día que los representantes de ambos partidos comenzaron a negociar el reparto de poderes tras las elecciones municipales

El alcalde ve «innecesario» el cargo que reclama la socialista porque «puede generar disfunciones». Compromís amaga con gobernar en solitario

Las negociaciones entre Compromís y PSPV-PSOE se hallan en punto muerto después de que, tras dos semanas de negociaciones, ninguno de los dos partidos acceda a ceder un ápice a la hora de exigir su parcela de poder. Ayer el alcalde, Joan Ribó, hacía público su malestar por la actitud de los socialistas y declaraba que crear una vicealcaldía, como reclama el PSPV-PSOE, «no es una cuestión asumible» y «es totalmente innecesario», pues además de no estar contemplada en el reglamento de funcionamiento del Ayuntamiento, puede generar «más disfunciones que ayudas».

A su juicio, el principal problema que existe en estos momentos, después de tener acabado prácticamente el programa de gobierno, es la vicealcaldía que reclaman los socialistas y que Compromís no ve. Él, por su parte, defendió un gobierno parecido al que ha habido estos cuatro años, un ejecutivo de coalición en el que los socialistas «tengan una visibilidad adecuada» y donde exista una distribución de áreas «proporcional a los votos» que cada formación obtuvo en las elecciones del 26 de mayo. Ribó considera que la portavoz socialista, Sandra Gómez, debe conformarse con la primera tenencia de alcaldía.

La situación de «stand by», sin embargo, podría empeorar y dejar solo a Compromís al frente del gobierno. Una posibilidad que no descarta Ribó, porque, a pesar de que «gobernar en coalición es mucho mejor que gobernar en solitario», su grupo no está dispuestos a hacerlo «a cualquier precio».

Los socialistas, por su parte, han propuesto a Compromís un modelo «a imagen del Botànic, donde los partidos que lo conforman estén representados, compartan las decisiones y consigan un mestizaje efectivo». Por ello insta a Ribó a elegir entre esta vía « o la autoritaria». Según el PSPV-PSOE de Valencia, «un gobierno en solitario sería una irresponsabilidad (...) Nadie tiene mayoría absoluta y esto hay que asumirlo como una riqueza y sin miedo a la pluralidad».