Sanidad fijará urgencias nocturnas en las zonas que carezcan de atención cercana

Las farmacias piden hacer menos guardias porque no hay demanda

Llombart, ayer con la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Valencia
Llombart, ayer con la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Valencia

La Conselleria de Sanidad trató ayer de amortiguar el impacto de su última propuesta al prometer buscar soluciones a los recortes que afectan a las urgencias nocturnas. Así, el análisis previsto de los 208 Puntos de Atención Continuada (PAC) que prevé suprimir los que tienen una baja frecuentación y cuenten con una alternativa cercana, tendrá también en cuenta si existen zonas, como las áreas rurales del interior, que no presentan alternativa. En este caso, se establecerá un PAC con el mismo horario de atención, es decir, de diez de la noche a las ocho de la mañana. «Si la eliminación supusiese que el paciente se debe desplazar a un hospital que esté a una hora, se mantendrá», garantizó el conseller del ramo, Manuel Llombart.

La idea, sin embargo, se encuentra aún por pulir, pues no han fijado criterios de máximos y mínimos para determinar la continuidad de un PAC. «Se aplicará el sentido común».

Pero éste no es, ni mucho menos, el único frente que tiene abierto Llombart estos días. Ayer se reunía con los representantes del Consejo Valenciano de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (COF) para tratar de calmar los ánimos ante posibilidad de nuevos paros por el impago de facturas.

Y es que Sanidad debe todavía a las boticas más de 360 millones en facturación de los meses de agosto, septiembre, octubre y noviembre de 2012. Sin embargo, se comprometió a pagar antes del próximo día 31 al menos 108 de los 136 millones correspondientes a la deuda de hasta el 15 de septiembre. El dinero saldrá, tras el beneplácito de la Conselleria de Hacienda, de las cuentas del Gobierno valenciano, no del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). En este sentido, la presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Valencia, Maria Teresa Guardiola, espera que el enésimo retraso en el pago sea «una cosa coyuntural por problemas de falta de liquidez y porque el FLA de 2013 aún no se ha constituido, pero que en cuanto empiece a funcionar, se va a normalizar el resto de la deuda».

Más allá de lo económico, los boticarios tienen otras reivindicaciones. La última trata de aprovechar el debate abierto acerca de la remodelación de horarios y servicios sanitarios y exige una reordenación de su sistema de guardias en función de «las necesidades y de la distancia».

Actualmente la apertura de las boticas por guardias depende de una ley que fija que haya una oficina abierta cada dos kilómetros por zona, una obligatoriedad que Guardiola considera «inasumible».

La representante colegial dice contar con estudios que desvelan que, incluso en municipios importantes como Ribarroja, no acude nadie a partir de las ocho de la tarde.

Por ello, solicitan que se les permita reagruparse en zonas farmacéuticas en función de la necesidad y de las distancias. «Vamos a intentar que sea una apertura que podamos asumir y que no cause ningún tipo de molestia al ciudadano».

La Dirección General de Farmacia debatirá con los Colegios esta posibilidad y, si se «llega a un sistema racional y de acuerdo al sentido común, se aplicará», aseguró el conseller.