Un total de 53 municipios han cambiado de alcalde esta legislatura

La Razón
La RazónLa Razón

A tres meses para las elecciones municipales, 53 ayuntamientos de la Comunitat Valenciana tienen un alcalde diferente al que salió de las urnas en los comicios de 2011, debido principalmente a dimisiones, pactos de gobierno y mociones de censura, e incluso algunos llevan tres alcaldes en este periodo.

Dos de las tres capitales de provincia de la Comunitat -Castellón y Alicante- han cambiado de alcalde por la renuncia de sus titulares, mientras que esta es la legislatura en la que menos mociones de censura se han registrado desde 1995, un total de diez, una de las cuales fue anulada posteriormente por los tribunales.

También hay alcaldes históricos que han dejado la vara de mando en este tiempo, como la de Novetlé (Valencia) Josefa Mateu (PSPV), quien dimitió en septiembre de 2013 tras treinta años por motivos personales, y cuyo sustituto se marchó a principios del mes pasado por incompatibilidad horaria con su nuevo trabajo privado.

El socialista Ximo Puig renunció a la alcaldía de Morella (Castellón) tras diecisiete años para centrarse en la secretaría general del PSPV-PSOE, y el alcalde de Higuerelas (Valencia) Juan José Solaz (PP) dimitió tras dieciséis años al frente del Ayuntamiento por motivos de salud.

Respecto a las mociones de censura, se han aprobado cinco en la provincia de Alicante (Aspe, Benidoleig, Catral, Castalla y Dolores) y otras cinco en la de Valencia (Alginet, Alberic, Oliva, Cotes y Xeraco).

La moción más conflictiva fue la de Benidoleig (Alicante), donde PSPV y PP arrebataron la vara de mando a Compromís y tres meses después tuvieron que devolverla porque una juez la suspendió por la participación de tránsfugas, y la más curiosa fue la de Alberic (Valencia), formalizada por seis concejales del PP contra el alcalde de su propio partido.

Si se comparan los datos de las últimas cinco legislaturas, esta es la que menos mociones ha registrado, ya que hubo dieciocho en el periodo 2007-2011, treinta entre 2003 y 2007, veinticuatro entre 1999 y 2003, y veintidós en el periodo 1995-1999.

La legislatura comenzó con la renuncia como alcalde de Castellón de Alberto Fabra, en julio de 2011, para ser president de la Generalitat tras la dimisión de Francisco Camps, y acaba con la dimisión de la titular de Alicante, Sonia Castedo, que fue anunciada a través de una red social a finales del pasado diciembre.

La designación para ser conselleras conllevó los ceses de Isabel Bonig como alcaldesa de Vall d'Uixò (junio de 2011) y de María José Catalá en Torrent (enero de 2012), mientras que Herminia Palomar dejó la alcaldía de Bejís (Castellón) en febrero de 2012 para ser directora general.

También ha habido alcaldes que han optado por dejar la vara de mando para centrarse en otras responsabilidades, como el de Sagunto, Alfredo Castelló, viceportavoz del PP de Les Corts, o el de Alcublas, Manuel Civera (PSPV), para preparar su candidatura a la alcaldía de Llíria.

Los pactos de gobierno han motivado relevos en alcaldías como Aspe, Jacarilla, Pedreguer, Pego, Antella, Burjassot, Godella, Llaurí, Montesa, Oliva y Rotglà i Corberà.

Otros municipios que también han cambiado de alcalde han sido Gata de Gorgos, Ibi, Monòver, Vall de Gallinera y San Isidro, en la provincia de Alicante, y Ares del Maestrat, Benasal, Borriol, Cabanes, Xodos, Navajas y Todolella, en la de Castellón.

En la provincia de Valencia, las varas de mando cambiaron en Llocnou d'En Fenollet, Meliana, Manises -donde Enrique Crespo dimitió tras ser imputado en el caso Emarsa después de trece años en el cargo- y Paterna, donde Lorenzo Agustí, imputado por sendos delitos de prevaricación administrativa, renunció tras siete años de mandato.

Asimismo, esta legislatura ha habido que lamentar el fallecimiento de cinco alcaldes: los de Lucena del Cid, Montán y Torralba del Pinar, en la provincia de Castellón, y los de Palma de Gandia y Alfarp, en Valencia.