Vacuna «made in Valencia»

El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, junto a Alejandro Mira
El conseller de Sanidad, Manuel Llombart, junto a Alejandro Mira

La vacuna contra la caries podría ser una realidad en cinco años si el trabajo que llevan a cabo investigadores valencianos arroja los resultados esperados. Y es que este grupo ha descubierto una nueva especie de bacteria que actúa como escudo contra las caries dentales. Este hallazgo abre la puerta a la comercialización de enjuagues, chicles, yogures o incluso una vacuna- que permitirá reducir la incidencia de una enfermedad infecciosa que afecta a casi el noventa por ciento de los seres humanos.

«Streptococcus dentisani» es el nombre de la nueva especie, hasta ahora desconocida por la comunidad científica, que ha sido descubierta por un grupo de investigadores del Área de Genómica y Salud de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), dirigidos por Alejandro Mira.

Se trata de una nueva especie, presente en el diez por ciento de población que nunca ha tenido caries y que actúa como un escudo contra las bacterias que provocan este problema dental

El uso comercial de la nueva bacteria anticaries ha sido patentado por la Conselleria de Sanidad, que espera que en un plazo de dos años salga al mercado en forma de probiótico. Para ello la Generalitat ya ha mantenido conversaciones con varias empresas del sector de la alimentación y de la higiene bucal, aunque el objetivo es desarrollar un producto a un precio razonable para que la producción a gran escala sea rentable y contribuir a la mejora de la salud.

Mira cree que los odontólogos deberán asumir que esta nueva bacteria reducirá la incidencia de las caries dentales. «Su facturación bajará un diez por ciento», bromeó al respecto el conseller del ramo, Manuel Llombart.

Explicaron que la caries, además de provocar dolor y la pérdida de dientes, tiene también efectos indirectos negativos importantes, ya que una mala salud bucal está relacionada con otras dolencias como cáncer de esófago, cáncer de estómago, cáncer oral, úlceras de estómago, así como un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares.