Actualidad

10 claves para entender por qué la Operación Chamartín va a cambiar Madrid

Madrid Nuevo Norte creará una nueva línea de rascacielos incluyendo frente a las cuatro torres la que está llamada a ser la más alta de España, 70 plantas y 300 metros de altitud

Madrid Nuevo Norte creará una nueva línea de rascacielos incluyendo frente a las cuatro torres la que está llamada a ser la más alta de España, 70 plantas y 300 metros de altitud.

Publicidad

La aprobación hoy de Madrid Nuevo Norte, la conocida como Operación Chamartín, desbloquea un proyecto urbanístico en tramitación desde hace 26 años y renueva 3 millones de metros cuadrados, 5,6 kilómetros longitudinalmente, que incluirán la torre más alta de España y 10.500 viviendas, 4.000 de ellas públicas.

Las obras podrían empezar en el segundo semestre de 2021, pero únicamente las de urbanización, ya que la construcción de las primeras promociones de viviendas y oficinas se demorará al menos 10 años, según figura en la memoria general de este expediente urbanístico.

Las 10 claves de la operación

Publicidad

► 1. El 35,46 % de lo que se construya se destinará a un máximo de 10.500 viviendas, de las cuales el 24 % tendrán protección pública

► 2. El gasto para las administraciones públicas será en de 2.452 millones y unos ingresos de 3.762 millones

Publicidad

► 3. La operación urbanística representa un saldo a favor de las administraciones de 1.310 millones de euros.

► 4. Durante la construcción se generarán 63.000 empleos directos, 31.000 indirectos y 23.000 inducidos

► 5. El empleo total estimado durante la fase de construcción, de 117.792 empleos. Una vez concluida la operación se generarán 94.050 empleos en la zona con una población de 27.441 habitantes

► 6. El ámbito será utilizado por 121.491 personas de forma habitual.

► 7. El uso residencial suma 1.050.000 m2, de los cuales 790.000 m2 se situarán al norte de la M-30

► 8. Se ampliará la línea 10 de Metro con tres estaciones (Centro de Negocios, Fuencarral sur y Fuencarral Norte). También será renovada la estación de Cercanías de Fuencarral y se sumará otra parada de Renfe, la de Malmea.

Publicidad

► 9. Se mejorará el nudo norte con un acceso para autobuses a la A-1, habrá nuevas conexiones entre el nudo de Fuencarral y la M-40 y dos túneles nuevos -el de Agustín de Foxá y el del cubrimiento de la terminación de la Castellana. Además, sobre la M-30 habrá tres puentes para conectar esta vía con las calles de Mauricio Legendre, la prolongación de Agustín de Foxá y la de Agustín de Cabezón.

► 10. Se construirán varios rascacielos, entre ellos uno de 70 plantas y 300 metros, que será el más alto de España, y otros dos de unos 250 metros, similares a los de las Cuatro Torres.

Características de la operación

Representa una intervención sobre un ámbito que supera los 3 millones de metros cuadrados de superficie y se extiende más de 5 kilómetros de longitud en la dirección norte sur, desde los alrededores de la Plaza de Castilla hasta la proximidad del monte de El Pardo.

Además, potencia la relevancia de la estación de Chamartín que será la mayor de la ciudad, como gran nodo de comunicación multimodal con todos los municipios de la región en transporte público (metro, cercanías, EMT, autobuses interurbanos) y gran centro de conectividad a través de ferrocarril y alta velocidad y centro de enlace con el aeropuerto.

Para lograr un desarrollo eficiente, el proyecto divide el ámbito, con una superficie total de 2.357.443 m2 en cuatro zonas: la estación de Chamartín, el Centro de Negocios, Malmea-San Roque-Tres Olivos y Las Tablas Oeste.

El uso residencial suma 1.050.000 m2, de los cuales 790.000 m2 se situarán al norte de la M-30, junto con actividades económicas comerciales y de servicios terciarios, mientras que el uso terciario de oficinas muy vinculado a la propia estación de Chamartín, se situará al sur de la M-30 manteniendo un 20% de uso residencial que resolverá la transición con los barrios del entorno próximo.

Los costes de urbanización serán independientes en cada ámbito y las conexiones transversales este/oeste y norte/sur se costearán de forma proporcional a los aprovechamientos urbanísticos de cada ámbito. Será el destinatario de los aprovechamientos de ADIF, DCN, quien asuma las cargas urbanísticas correspondientes a los mismos y, en concreto, la parte proporcional que le corresponda sufragar del importe de cubrimiento de las vías. También asumirá la carga de la prolongación de las infraestructuras de Metro de Madrid y de la afección a las instalaciones del Canal de Isabel II.

Centro de Negocios

Madrid Nuevo Norte creará una nueva línea de rascacielos incluyendo frente a las cuatro torres -a las que ya les crece la quinta, Caleido- la que está llamada a ser la más alta de España, 70 plantas y 300 metros de altitud, junto a otras dos de tamaño similar a las existentes, de unos 250 metros de altura, la misma que tienen la Torre de Cristal y la Torre Cepsa, de Norman Foster, y por encima de los 236 y 224 metros que tienen la Torre PWC y la Torre Espacio, respectivamente.

Otro de los edificios alcanzará los 230 metros, que lo situará como el quinto más alto de Madrid y un tercero se situará en una cota de 190 metros, por encima de Torre Picasso (157 metros) y Puerta Europa, con 114 metros.

Además, el entorno de las cuatro torres y el Hospital La Paz será peatonal porque la Castellana se soterrará a partir de Sinesio Delgado, con un túnel que llegará hasta Fuencarral, mientras que al nuevo distrito financiero también se llegará por un subterráneo, el de Agustín de Foxá.

También habrá viviendas en esta zona, un 20 %, para hacer una transición desde la actual área residencial.

Vivienda protegida

La nueva propuesta municipal regula la edificabilidad que será cedida por los promotores al Ayuntamiento de Madrid, y supone una notable reducción del número de viviendas en el ámbito. Así, las 18.000 viviendas previstas descienden hasta las 10.500, un 41,6%. De éstas un 24% serán protegidas (2.100 aproximadamente).

El documento establece que las cesiones obligatorias que habrá de recibir el Ayuntamiento de Madrid serán en suelo residencial, de forma que a las 2.100 viviendas protegidas por planeamiento se le añadirán otras 1.900. De esta forma, el Ayuntamiento dispondrá de unas 4.000 viviendas para desarrollar políticas públicas de vivienda. La edificabilidad residencial total asciende a 1.050.000 m2.

En cuanto a las zonas verdes y los espacios libres, se mantienen las establecidas en la propuesta municipal de 2016. Es decir, se organizarán en torno a un eje continuo que estructurará la ordenación y conectará con otras grandes zonas verdes de la ciudad. Además, se articularán los sistemas de transporte adecuados a los usos y edificabilidades previstos, para garantizar una movilidad sostenible.

Lo que ahora son las vías al norte de la estación de Chamartín se convertirán en el gran parque central de este ámbito, 13 hectáreas -según DCN- que resultarán de cubrir los raíles.

Con este eje ambiental se pretende conectar longitudinalmente este desarrollo de norte a sur: Nuestra Señora de Valverde con Chamartín y Plaza de Castilla (Mauricio Legendre).

Este parque se sitúa junto a la estación de Chamartín, que se ampliará y será accesible.

Estación de Chamartín

La remodelación de la estación de Chamartín, una de las claves de la propuesta, garantiza que Madrid disponga de una nueva estación ferroviaria, moderna y de referencia a nivel europeo.

La mayor parte del espacio de esta zona al sur de la M-30 será para la ubicación del gran Centro de Actividad Económica y Empleo previsto (1.220.000 m2), aunque también habrá parcelas destinadas a viviendas residenciales (260.000 m2 ), de las que un 20% serán protegidas. La edificabilidad lucrativa total al sur de la M-30 será de 1.480.000 m2.

La ubicación del Centro de Actividad Económica en el entorno de la estación de Chamartín, y cercana a diferentes estaciones y paradas de transporte público, facilitará una movilidad más sostenible.

Madrid Nuevo Norte está pensado desde el uso del transporte público y por eso se ampliará la línea 10 de Metro con tres estaciones (Centro de Negocios, Fuencarral sur y Fuencarral Norte) será renovada la estación de Cercanías de Fuencarral y se sumará otra parada de Renfe, la de Malmea.

Además, habrá dos nuevos intercambiadores para autobuses, el de la Estación de Chamartín y el de La Paz, situado en Mauricio Legendre, y plataformas reservadas para estos vehículos.

El complejo urbanístico conlleva también la mejora del nudo norte con un acceso para autobuses a la A-1, nuevas conexiones entre el nudo de Fuencarral y la M-40 y dos túneles nuevos -el de Agustín de Foxá y el del cubrimiento de la terminación de la Castellana.

Sobre la M-30 habrá tres puentes para conectar esta vía con las calles de Mauricio Legendre, la prolongación de Agustín de Foxá y la de Agustín de Cabezón.

El proyecto exige además acompasar temporalmente los nuevos accesos y trasportes con el desarrollo de vivienda y oficinas.

Infraestructuras viarias y de transporte

El actual depósito de autobuses de Fuencarral se trasladará a otra ubicación donde se pondrá en marcha un centro operativo adaptado a las necesidades actuales de la Empresa Municipal de Transportes (EMT). En la zona de Malmea-San Roque-Tres Olivos se califica una parcela de 40.000 m2 que podrá destinarse a dicho centro operativo o a cualquier otro uso dotacional, en función de las posibles soluciones que finalmente se adopten para la EMT.

Por otra parte, el Ayuntamiento de Madrid mantiene su compromiso de asumir la remodelación de los nudos norte de la M-30 y Fuencarral, que se integrarán y compatibilizarán con la ordenación general del área.

El pasado abril, Ayuntamiento, promotora y Fomento firmaron un protocolo para fijar el reparto de los costes de las actuaciones singulares.

Así, la capital asume el cubrimiento de la Castellana y su conexión con el Monte del Pardo y la mejora del nudo norte y el de Fuencarral, mientras que Adif se encarga de remodelar Chamartín y de las estaciones de Cercanías en Fuencarral, además de cubrir las vías, en total unos 307 millones de euros, según la memoria.

Por su parte, DCN asume el coste del retranqueo de la infraestructura del Canal de Isabel II (80 millones) y la prolongación de la línea 10 de Metro, aunque hasta un tope de 141 millones.

Complementando el peso de lo que se destina a actividades económicas, el 35,46 % de lo que se construya se destinará a un máximo de 10.500 viviendas, de las cuales el 24 % pertenecerán a viviendas con protección pública situadas en un ámbito donde cerca de las tres cuartas partes de la superficie final se destinará a usos públicos.

Se establece un gasto para las administraciones públicas en su conjunto, de 2.452 millones de euros y unos ingresos de 3.762 millones, lo que representa un saldo a favor de las administraciones de 1.310 millones de euros.

Se estima que durante la construcción se generarán 63.000 empleos directos, 31.000 indirectos y 23.000 inducidos, lo que representa un empleo total estimado durante la fase de construcción, de 117.792 empleos. Una vez concluido, y en el funcionamiento cotidiano del ámbito, se considera que se generan 94.050 empleos en la zona con una población de 27.441 habitantes, por lo que será un ámbito utilizado por 121.491 personas de forma habitual.

Su desarrollo aportará a la ciudad cerca de medio millón de metros cuadrados de nuevos parques urbanos y zonas verdes entre los que se encuentra un gran parque de 120.000 metros cuadrados que ocupará parte del espacio recuperado por la cubrición de las vías de la red ferroviaria, lo que posiblemente sea en el futuro un nuevo espacio de referencia en la ciudad. Además se dotará de más de 1,3 millones de metros cuadrados de nuevas redes públicas de transporte, zonas verdes y equipamientos, tanto al servicio del ámbito como de toda la ciudad.