18 preguntas (y algunas respuestas dirigidas) para la Plaza de España

Carmena junto a los ediles Pablo Soto y José Manuel Calvo, ayer en la persentación del plan para Plaza de España
Carmena junto a los ediles Pablo Soto y José Manuel Calvo, ayer en la persentación del plan para Plaza de España

Manuela Carmena se congratuló ayer de presentar el proyecto de participación ciudadana para la remodelación de la Plaza de España como «uno de los primeros hitos de desarrollo de la nueva política». La alcaldesa reconoció que la iniciativa permite a los madrileños estar viviendo «un poquito de una experiencia nueva, que es la democracia directa». Quizá olvidó en su intervención la líder de Ahora Madrid que el Gobierno municipal de Ana Botella llevó a cabo en 2014 un proceso participativo sobre la Plaza de España en el que votaron vecinos y asociaciones.

Carmena, acompañada por los delegados Pablo Soto y José Manuel Calvo, presentó ayer el cuestionario con 18 preguntas, cuyas respuestas serán vinculantes para el Gobierno municipal. Podrán participar todos los empadronados en la ciudad de Madrid que sean mayores de 16 años. Al cuestionario se puede acceder desde decide.madrid.es/processes_plaza_espana. Soto y Calvo informaron de la posibilidad de contestar vía on-line o presencialmente en cualquier oficina de Línea Madrid. El 8 de marzo se cerrará el plazo de votación para decidir si se remodela la céntrica plaza y, si la respuesta ciudadana es que sí, cómo se hará. En ese momento, se convocará un concurso internacional de ideas que deberá tener en cuenta el criterio fijado por los vecinos en el cuestionario.

El test incluye 18 preguntas. La primera será clave para el resultado final: «¿Crees necesario reformar la Plaza de España?». Los vecinos también podrán decidir si ven necesario limitar el uso comercial, de terrazas o de mercadillos, y si son partidarios de mejorar las conexiones peatonales de la Plaza de España con otros espacios cercanos como la Plaza de Oriente, el Templo de Debod o la Gran Vía.

Algunas preguntas incluyen pequeñas «indicaciones» a los participantes, especialmente las que conciernen a las reformas que más presupuesto necesitarían. Por ejemplo, en la pregunta sobre las actuaciones necesarias respecto al tráfico en el entorno de la Plaza de España, dos de las opciones pasan por «soterrar el tráfico en el eje Gran Vía y Princesa» o por «soterrar toda la circulación y hacer peatonal la Plaza de España», aunque en ambos casos se añade en la respuesta la coletilla de que estas opciones tendrán «un elevado coste».

Se incluye en el cuestionario un punto que ha suscitado cierta polémica en las últimas semanas al poner encima de la mesa la posibilidad de retirar de la plaza el conjunto escultórico de Cervantes y El Quijote. Una de las posibles respuestas propone «trasladarlo a otro lugar fuera de la plaza». Los locales subterráneos, las zonas verdes, el futuro del paso elevado de Bailén, los aparcamientos y las posibles iniciativas medioambientales son otras de las cuestiones sobre las que es posible pronunciarse en esta consulta.