Madrid

200 medidas para "superar"Madrid Central

El plan anticontaminación se presentará la semana que viene. Además de «restricciones puntuales» en la circulación, incluirá alternativas a las calderas de gasóleo e incentivos para el uso de vehículos «limpios».

El plan anticontaminación se presentará la semana que viene. Además de «restricciones puntuales» en la circulación, incluirá alternativas a las calderas de gasóleo e incentivos para el uso de vehículos «limpios».

Publicidad

Cien días después del acuerdo que posibilitó la llegada de José Luis Martínez-Almeida a la alcaldía, el Ayuntamiento de Madrid ultima su plan anticontaminación. En total, serán 200 medidas que darán como resultado «una ciudad más habitable», en palabras del primer edil, que hizo ayer balance, junto a la vicealcaldesa, Begoña Villacís, de estos tres meses de Gobierno entre PP y Cs. Durante este encuentro en el Palacio de Cibeles, Martínez-Almeida adelantó que el plan se encuentra prácticamente «finalizado» y que confía en presentarlo la semana que viene.

¿Qué medidas contendrá el plan? Almeida considera que el debate sobre la ordenanza de Madrid Central está ya «superado», después de las últimas sentencias judiciales. Arrinconada ya la pretensión de «revertir» el perímetro de centro y con una apuesta por su «reconversión», tal como exigía Ciudadanos, el alcalde, en una entrevista concedida a la cadena Cope, ha deslizado algunos de los puntos que se incluirán en el texto. Entre ellos figurarán medidas «puntuales» que impliquen restricción del tráfico, pero siempre acompañadas de «alternativas» para el ciudadano.

Estas alternativas, dijo, pueden venir con el uso del transporte público, pero el Consistorio espera dar otros pasos. La ya anunciada peatonalización de Sol irá acompañada de iniciativas similares en otros centros neurálgicos de la ciudad, ya que desde el Ayuntamiento entienden que no solo los vecinos del distrito Centro tienen «derecho a respirar aire limpio». Así, el modelo a seguir podría ser el de otras peatonalizaciones emprendidas por el PP en el pasado, como las de la calle Arenal y Fuencarral.

Del mismo modo, la intención es la de otorgar condición de residentes a colectivos que desarrollan su labor en Centro. Es el caso de los sectores del comercio y de la hostelería, así como otros trabajadores que necesitan entrar a diario en el área restringida.

Publicidad

El plan incluirá otros puntos que quedaron ya registrados en el acuerdo de Gobierno firmado por los populares y la formación naranja. Es el caso de la renovación de las calderas de gasóleo, uno de los puntos citados ayer por el alcalde. Hay que recordar que el Ayuntamiento de la capital no solo se enfrenta a la contaminación producida por los dos millones y medio de vehículos que cada día circulan por sus calles; también a más de 500 calderas de carbón –cerca de 200, por cierto, en el área de Madrid Central– y 5.000 de gasóleo. Con respecto a las calderas, el Consistorio tiene en previsión impulsar líneas de ayuda para su sustitución.

En lo que respecta a la movilidad, PP y Cs también pretenden impulsar la movilidad eléctrica, con la instalación de puntos de recarga rápida en toda la ciudad y ayudas para la instalación en los garajes de edificios de oficina y comunidades de propietarios. En esta línea, también se pretende dotar de ayudas a los ciudadanos para incentivar la compra de nuevos vehículos menos contaminantes.

Publicidad

La situación de las motos y motocicletas será otro de los puntos incluidos. El Consistorio entiende que los vehículos de dos ruedas constituyen un medio de transporte que reduce emisiones contaminantes. Por ello, se ampliarán las plazas de aparcamiento.

Muy importantes son también los aparcamientos disuasorios. Cabe recordar que tanto el PP como Cs han prometido 10.000 plazas al pie de las estaciones de transporte público con sistemas de aparcamiento gratuito con el abono transportes y la construcción de 5.000 nuevas plazas en nuevos Aparcamientos Sostenibles de Residentes, dotadas con conexiones para la recarga de los vehículos eléctricos.

Así, este Plan de Calidad de Aire para Madrid y su corona metropolitana será «riguroso y previsible». En él se aplicará un único protocolo –«con todas sus consecuencias», afirmó ayer el alcalde– ante los episodios de contaminación por NO2, que además estará coordinado con la Comunidad de Madrid y con la Administración General del Estado. También está previsto que se amplíe y actualice el sistema informativo, así como las alertas cuando se superen los niveles de ozono.

El alcalde cree que su proyecto convencerá a la Comisión Europea «de que Madrid está comprometida con la calidad del aire y con la solución de uno de los problemas que tenemos, la contaminación». Además, el alcalde cree que la redacción de estas medidas supondrá una buena ocasión para «desmontar los mantras de la izquierda», sobre todo el que parece indicar que la izquierda posee «la bandera del ecologismo» .

Durante la comparecencia concedida ayer para hacer balance de estos primeros cien días, Martínez-Almeida y Villacís destacaron también el compromiso del nuevo Consistorio en la limpieza de la ciudad, si bien «aún no tenemos una ciudad tan limpia como nos gustaría». Así, recordaron que una de las primeras medidas que tomó el alcalde fue la de impulsar este servicio contratando a 500 nuevos trabajadores dentro de un plan de refuerzo de limpieza que arrancó el pasado 1 de julio y que se extenderá durante tres meses. Ambos subrayaron asimismo el aumento de vigilancia y la incorporación de cámaras de seguridad en zonas conflictivas de la capital.