Política

«Acoso político» contra la alcaldesa

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Hasta en tres ocasiones le preguntaron la semana pasada a Tomás Gómez si apoyaba –como líder de los socialistas madrileños y como ex primer edil del municipio– a la alcaldesa Arceredillo. Y hasta en tres ocasiones, Gómez evitó respaldarla públicamente. «Ahora hay una alcaldesa y en mayo los vecinos de Parla decidirán lo que quieren», se limitó a decir. La historia es la de un desencuentro que viene de lejos. Cuando el ex alcalde José María Fraile aprobó en noviembre de 2011 el despido de varias decenas de empleados municipales, Arceredillo fue la única concejal socialista que se opuso. Desde entonces, Fraile y Gómez le hicieron la cruz y su labor en el Gobierno pasó a ser testimonial. Hasta que en octubre estalló la «operación Púnica». Fraile se vio obligado a dimitir y una carambola dio el bastón de mando a Beatriz Arceredillo, número tres en la lista socialista en los comicios de 2011. A partir de ese instante, tal y como confirman fuentes municipales, el secretario general del PSM ha buscado torpedear la acción de Gobierno de la alcaldesa, que prometió «levantar las alfombras» y, como ha hecho esta semana al personarse como acusación en el proceso que investiga a Fraile, demostrar «a los vecinos si ha existido malversación». La mejor prueba de la confrontación abierta entre ambos se vivió en el Pleno en el que Arceredillo se convirtió en alcaldesa. Enviado por Gómez, el diputado Eusebio González Jabonero trató, hasta el último momento, de que Arceredillo –cuyos últimos movimientos la sitúan en la órbita de la eventual candidatura de Ganemos en las próximas municipales– renunciara en favor de Pablo Sánchez, un «tomasista» que será el candidato del PSM el próximo mayo. Conscientes del boicot orquestado desde Callao, los integrantes de la corriente Más Izquierda publicaron la semana pasada un comunicado en el que denuncian «el acoso político» que está sufriendo la alcaldesa. «Exigimos a Tomás Gómez que no bloquee el Gobierno socialista en Parla», aseguraban en su denuncia.