Andradas reprocha a Carillo cuatro años de inactividad

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

En el día de mañana se decidirá quién ocupará el puesto de rector en la Universidad Complutense de Madrid. Tras una larga campaña y una primera vuelta muy reñida, Carlos Andradas y el actual rector, José Carrillo vuelven a medirse en unas elecciones. En la primera vuelta, Andradas, que no consiguió la mayoría absoluta, se colocó en la primera posición con el 36,5% de los votos (9,1 puntos más que el actual rector).

Ayer, la Facultad de Ciencias de la Información de la UCM acogió el último debate que enfrentaba a ambos candidatos. Tanto Andradas como Carrillo coincidieron en varias medidas como el rechazo al '3+2', propuestas para bajar las tasas a precios de 2010, potenciar la investigación o impulsar el posgrado como sello de calidad en el ámbito académico. Además, convergieron en generar más ingresos propios mediante la formación y la investigación.

En el acto, Carrillo defendió “su buena gestión” económica y haber conseguido que el último año haya sido el primero “sin recortes”. En este sentido, Carrillo reprochó a Andradas que en el anterior mandato (donde éste fue vicerrector) le dejaron “patas arriba” las cuentas. Recordó que heredó 150 millones de deuda más un recorte de transferencia nominativa de 200 millones.

Entre las propuestas del actual rector, destaca la apuesta por por la elaboración de un plan de estabilización de plantilla docente para los próximos cuatro años, aumentar los fondos que se reciben por formación e investigación y fomentar planes de promoción.

Por contra, Andradas recriminó que Carrillo quiere hacer todas sus propuestas en septiembre y no durante su mandato. Denunció la reducción en programas propios de investigación y el deterioro en las condiciones del profesorado. También acusó a Carrillo de que en su gobierno se ha abandonado Aranjuez “de muy mal modo”.

Por último, Andradas abogó por lograr más fondos de investigación, incrementar la oferta docente y fomentar la búsqueda de nuevos fondos. Asimismo, denunció que se ha reducido el número de alumnos (4.000) y destacó la intención de dedicar un fondo de un millón de euros para que “ningún estudiante se quede fuera por motivos económicos”.