Aníbal arrasa el arqueológico

Componen la última muestra del Museo Arqueológico regional: «Fragor Hannibalis. Aníbal en Hispania»
Componen la última muestra del Museo Arqueológico regional: «Fragor Hannibalis. Aníbal en Hispania»

El Museo Arqueológico Regional de Alcalá de Henares acoge, hasta el próximo 12 de enero, la primera exposición monográfica sobre Aníbal de Barca que se hace en España. Una exposición que lleva por título: «Fragor Hannibalis. Aníbal en Hispania» y que cuenta con más de 300 piezas que han viajado hasta Madrid procedentes de museos nacionales e internacionales. Objetos, muchos de ellos inéditos para el gran público, que se han acompañado con explicaciones sobre los resultados de los últimos estudios que se han elaborado sobre la presencia púnica en Hispania. Además, en la muestra se realiza un análisis de la compleja personalidad del conquistador cartaginés y la forma de vida establecida en los territorios de la Península Ibérica que quedaban bajo su dominio.

Una de las cosas mas llamativas que pueden apreciarse en el recorrido que se ha creado para conocer cada uno de los detalles de Aníbal, es una escultura de Hércules procedente del Museo del Prado, el Vaso de los Guerreros del Museo de Numancia o un busto de Alejandro Magno traído desde el Museo Arqueológico de Sevilla, entre otros restos.

La exposición consta de varias partes: al inicio se sitúa al visitante dando algunas claves sobre la figura de Ánibal y la importancia de su presencia y su actuación en Hispania, toda esta explicación se acompaña con sonidos propios de una batalla lo que hace que los visitantes se metan totalmente en la historia de este gran personaje,

Posteriormente, hay una explicación donde el visitante conocerá en qué consistía el enorme poder de Ánibal, y se ejemplifica en la población de El Raso de Candeleda (Ávila), donde la Hispania interior fue invadida y donde irrumpen Aníbal y su mundo, en contraposición a la gran ciudad de Cartago.

Esta exposición se basa en las últimas investigaciones arqueológicas e históricas que han permitido profundizar en aspectos que hasta ahora no habían sido analizados, como el modelo de ciudad que instauraban Ánibal y los Barca tras su conquistas en el sur y sureste de la Península. El gran talento como estratega que convirtió al ejército púnico en la mayor fuerza militar del Mediterráneo.

Finalmente, la última parte de la muestra se centra en la conquista de Sagunto, que fue el detonante para retomar la guerra entre Cartago y Roma, y dar comienzo a la segunda Guerra Púnica. Tras muchos conflictos, el dominio de los cartagineses en Hispania terminó con la decisiva llegada de Publio Cornelio Escipión, que tomó la capital Qart Hadasht y derrotó a los últimos ejércitos cartagineses en el entorno de Carmona en el 206 a.C. En el 202 a.C., el mismo Escipión derrotó a Aníbal en África, en la batalla de Zama (en Túnez); se consagró con el sobrenombre de «Africano» y será recordado para siempre como el salvador de Roma y el liberador de su más temible enemigo, Aníbal.