Charcuterías con minibar

Una nueva ordenanza estudia permitir a las tiendas de alimentación poner barras de degustación en sus locales

Los mercados podrán crear zonas comunes donde degustar los productos que venden sus comercios
Los mercados podrán crear zonas comunes donde degustar los productos que venden sus comercios

A partir de ahora no hará falta buen ojo para comprobar que los productos que compramos en el mercado son de la mejor calidad, los propios comerciantes tendrán una barra de degustación en sus locales para que sus clientes saboreen las mejores ofertas. El Ayuntamiento de Madrid está preparando una ordenanza de estímulo económico que busca dinamizar al pequeño comercio, tanto el que empieza como el que ya está consolidado. En la línea de lo que lleva siendo la prioridad municipal desde hace meses, el consistorio quiere eliminar trabas a la creación de nuevas empresas y, a su vez, facilitar la recuperación a los pequeños y medianos empresarios existentes.

Así, la nueva ordenanza, a cuyo borrador a tenido acceso LA RAZÓN, por un lado elimina trabas burocráticas y, por otro, crea oportunidades para que los comerciantes puedan poner en marcha iniciativas que atraigan a los clientes. Una de las medidas, dirigida al comercio minorista de alimentación, será la autorización de una barra o zona de degustación de los productos comercializados en el establecimiento en la que también se podrán ofrecer bebidas calientes o frías y también de baja graduación alcohólica como vino, sidra o cerveza. Además, modificará la normativa actual para que los comerciantes tengan la posibilidad de incorporar equipos de calentamiento o cocinado en estos espacios de degustación.

Dichas barras no podrán superar el 25% de la superficie de la sala de venta, si bien se permitirá que estén ubicadas total o parcialmente fuera del propio local. Es más, anima a los establecimientos a agruparse para crear áreas de degustación en las zonas comunes de mercados y galerías comerciales. Al instalar estas barras, las tiendas de alimentación no estarán obligadas a ofrecer servicios higiénicos –siempre que informen de ello al consumidor mediante rótulos–. Eso sí, en caso de que quieran ofrecer servicio de mesas u ocupen una superficie mayor a la indicada, deberán cumplir la normativa correspondiente a bares y cafeterías.

Otra de las medidas abre la mano respecto a la instalación de televisiones y soportes digitales en los establecimientos comerciales. De este modo, se permitirá instalar pantallas de tecnología digital para el desarrollo de acciones de promoción y publicidad. Es decir, en lugar de anuncios de cartón, podrán colocar paneles digitales para informar de sus ofertas. No será necesaria una modificación de la licencia para poder instalar estos dispositivos pero deberán cumplir las ordenanzas municipales que regulan la publicidad, la protección del medio ambiente y la contaminación acústica.

Asimismo, en el caso de los establecimientos de hostelería, la instalación de televisiones y soportes digitales tampoco necesitará una modificación de la licencia, siempre y cuando no supongan la ambientación musical del establecimiento ni superen los límites máximos de transmisión acústica a los locales colindantes. Esa autorización se extiende a bares, café-bares, cafeterías, tabernas y bodegas, chocolaterías, heladerías, salones de té y croissanterías.

Más productos en los quioscos

Los establecimientos relacionados con la alimentación y la hostelería no son los únicos en los que ha pensado esta nueva ordenanza, puesto que prevé una modificación de la norma que regula los quioscos de prensa para posibilitar su supervivencia mediante la adaptación de los productos que ofrecen a los nuevos hábitos de los consumidores. Por ello, los quioscos podrán ampliar tanto su tamaño –hasta un máximo de 12 metros de superficie siempre que sea posible–, colocar elementos de protección contra las inclemencias del tiempo y también publicitarios, así como ampliar el espectro de productos que ofertan. Igualmente, los destinados a la venta de flores, frutas, libros y soportes audiovisuales podrán utilizar el espacio del dominio público adosado a la fachada de su establecimiento para disponer elementos separadores en los que exponer sus productos.

Por supuesto que la nueva ordenanza no olvida el objetivo de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, de eliminar cuantas trabas administrativas sea posible para facilitar la creación de nuevas empresas en la capital. Para ello, el Ayuntamiento desarrollará más Puntos de Atención al Emprendedor en los que se integrarán Puntos de Asesoramiento en Inicio de Tramitación para simplificar los trámites para crear una empresa. También ampliará el uso de la declaración responsable y la comunicación previa al inicio, desarrollo y cambios de titularidad, así como para obras de acondicionamiento de locales comerciales que no requieran de la redacción de un proyecto de obra. Estos dos instrumentos permiten a los emprendedores iniciar rápidamente su actividad en lugar de tener que esperar a todas las autorizaciones administrativas. Mediante la declaración responsable y la comunicación previa, el consistorio realiza una inspección a posteriori de que cumple con todos los requisitos necesarios.