Cifuentes desmontará el golf del Canal

Desmantelará en 2018 el campo de Chamberí para cumplir una sentencia del TSJM. La Comunidad recurrirá para mantener las instalaciones que sí quieren los vecinos.

Desmantelará en 2018 el campo de Chamberí para cumplir una sentencia del TSJM. La Comunidad recurrirá para mantener las instalaciones que sí quieren los vecinos.

El campo de golf del Canal de Isabel II, en Chamberí, tiene los días contados. Después de la última sentencia judicial que declara ilegales las instalaciones deportivas, el Gobierno regional ha decidido desmontar definitivamente las instalaciones de prácticas de golf que fue denunciado por los vecinos desde su construcción en 2006. Así lo anunció ayer el consejero de Presidencia y Justicia y portavoz del Gobierno, Ángel Garrido, en la Asamblea de Madrid, y especificó que el objetivo de la Comunidad es desmantelar el circuito de golf pero mantener el uso como parque público y las pistas de fútbol y pádel.

En respuesta a la pregunta realizada por el diputado socialista Diego Cruz, respecto a la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid –que la semana pasada anuló el acuerdo de la comisión de Urbanismo de la Comunidad de Madrid que aprobó el Plan Especial para «legalizar» apelando al «interés general» las instalaciones deportivas–, Garrido detalló que el fallo obliga a la adopción de «las medidas necesarias para la reposición y restablecimiento de la parcela a su estado físico anterior a la ejecución de las obras», lo que, en la práctica, supondría eliminar todo lo construido sobre los depósitos del Canal de Isabel II.

Al respecto, el portavoz del Gobierno señaló que la intención del Ejecutivo de Cristina Cifuentes es acatar la legalidad pero están estudiando la fórmula jurídica que les permita obedecer la sentencia sin perjudicar los intereses de los vecinos puesto que, señaló, más de tres millones de usuarios disfrutan cada año del resto de instalaciones al margen del golf. Para ello los servicios jurídicos de la Comunidad están analizando si cabe recurso antes de que la sentencia sea firme pero aseguró que «independientemente de que se recurra o no, la Comunidad procederá a retirar las instalaciones completas relativas a la práctica del golf».

Hay que tener en cuenta, a su vez, que devolver a su estado inicial, el de antes de la construcción del parque, la parcela de 50.000 metros cuadrados sobre el tercer depósito del Canal costaría a las arcas públicas aproximadamente 25 millones de euros, lo que va en detrimento de los intereses de los madrileños. Garrido explicó también que se pretende realizar el desmantelamiento de las instalaciones de golf en 2018, que es el año en el que termina la concesión de la explotación de la zona deportiva –golf, pádel y fútbol–, de modo que la Comunidad también se ahorrará la indemnización que debería dar a la empresa concesionaria en caso de tener que rescindir el contrato o parte del mismo antes de su fin.

El futuro parque, a estudio

Asimismo, se ofreció a estudiar junto con las asociaciones de vecinos de Chamberí y el Ayuntamiento de Madrid un proyecto para dar continuidad y legalidad al futuro parque del Canal de Isabel II, ya que es el consistorio madrileño quien tiene que autorizar y conceder la licencia pertinente a las instalaciones. En este sentido, tanto las asociaciones de vecinos, que insistieron en que lo único que no les gusta es el campo de golf, como la portavoz municipal, Rita Maestre, que recordó la falta de licencia de las actividades deportivas, se congratularon de la decisión del Gobierno regional y se mostraron dispuestos a buscar una alternativa.

Así, mientras que Garrido señaló la posibilidad de crear una mesa técnica, Maestre adelantó que el consistorio madrileño está trabajando en varias propuestas alternativas que serán comunicadas en breve. Además, el pasado mes de diciembre el pleno de distrito de Chamberí aprobó una moción para convertir en parque público las instalaciones deportivas del Tercer Depósito del Canal de Isabel II. «Ya es hora de transitar un camino de diálogo para los acuerdos y de búsqueda de máximo consenso para ahora sí actuar por y para el interés general y entre todos buscar la mejor solución», consideró el diputado socialista Diego Cruz.