Cifuentes tumba el «Eurovegas» de Torres de la Alameda

Rechaza la propuesta del grupo Cordish que exigía una inversión pública de 340 millones de euros y sólo se comprometía a ejecutar la primera fase del complejo hotelero y de ocio. La Comunidad obliga ahora a la compañía americana a presentar un nuevo proyecto

Recreación del "megacomplejo"de 134 hectáreas de ocio en Torres de la Alameda
Recreación del "megacomplejo"de 134 hectáreas de ocio en Torres de la Alameda

Rechaza la propuesta del grupo Cordish que exigía una inversión pública de 340 millones de euros y sólo se comprometía a ejecutar la primera fase del complejo hotelero y de ocio. La Comunidad obliga ahora a la compañía americana a presentar un nuevo proyecto

No. No habrá en Torres de la Alameda un «Eurovegas». Al menos no como lo ha planteado el grupo Cordish al Gobierno regional, que ayer rechazó tramitar la propuesta de los inversores americanos para crear Live! Resorts Madrid-España, un complejo hotelero con casinos similar al que en su día quiso poner en marcha el magnate norteamericano Sheldon Adelson en Alcorcón. La Consejería de Economía, Empleo y Hacienda ha decidido no dar la luz verde al proyecto que Cordish pretendía poner en marcha en junio e inaugurar en 2020 por varios motivos, aunque el principal es que no se garantizaba la viabilidad del complejo tal y como lo planteaba el grupo empresarial que en Madrid se ha establecido como Global Cities Madrid Live S. A. puesto que sólo se comprometían a levantar la primera fase –hotel, casino, zona de restauración y aparcamiento–, mientras que el resto estaría sujeto al éxito de la misma. Eso sí, tan sólo para poner en marcha las primeras estructuras sería necesario que la Comunidad de Madrid invirtiese 340 millones de euros en infraestructuras.

Todo gira en torno a la figura jurídica que en anteriores legislaturas se creó para favorecer la entrada de grandes inversores, especialmente para el «Eurovegas» de Sheldon Adelson. Se trata de la denominación Centro Integrado de Desarrollo (CID), un tipo de procedimiento que, si se cumplen los requisitos que exige, otorga ventajas administrativas, urbanísticas y fiscales y de normativa en materia de juego a los inversores. De este modo, si Cordish hubiese obtenido el beneplácito de la Comunidad para ser CID, podría desarrollar su proyecto en cualquier tipo de suelo, salvo el no urbanizable sujeto a protección especial, aunque no fuese compatible con el Plan de Ordenación Urbana de Torres de la Alameda.

Igualmente, obtendría una autorización integrada de todas las necesarias así como la licencia de apertura de un nuevo casino en la región –lo que implica, a su vez, que no se podría otorgar una nueva licencia de este tipo hasta al menos una década después–, y, además, tendría una reducción del tipo tributario que se paga por el juego del 10%, frente a entre el 15 y el 40% actual. Y se permitirían excepcionalmente otras cuestiones como el acceso de menores acompañados de adultos o la concesión de créditos a jugadores, entre otros.

Para poder acceder a estos beneficios el Gobierno regional exige que este tipo de Proyectos de Alcance Regional, cumplan una serie de requisitos: debe tener carácter multisectorial –tiene que integrar actividades industriales, turísticas, de convenciones y congresos, de ocio, espectáculos, juego, deportivas, sanitarias, culturales o comerciales, así como otras complementarias–, y presentar un impacto relevante efectivo y duradero en el desarrollo económico, social y cultural de la Comunidad de Madrid. Unas características que, según reconoce la propia Consejería de Economía, sí cumple el plan de Cordish en su totalidad. El problema es que los de Live! Resorts Madrid-España no se han comprometido a hacer todo lo que presentaron el pasado diciembre.

En la documentación presentada dividen el proyecto en dos fases y la primera de ellas, a su vez en otras tres áreas -central, este y oeste–; pero sólo garantizan la creación de la primera área central, que comprende un hotel con 500 habitaciones; zona comercial; restaurantes, cafeterías y bares; área de juego; centro de convenciones, y aparcamiento. La construcción del resto dependerá del éxito de ésta área central, que, por sí sola, no cumple con los requisitos para ser CID. Asimismo y según señalan los informes técnicos elaborados por la Consejería de Transportes, Infraestructura y Vivienda, para dar servicio a esta primera fase del complejo sería necesario que la Administración invirtiese 340 millones aproximadamente en infraestructuras viarias, ferroviarias y de transporte, con su consiguiente mantenimiento.

Por si esto fuese poco, los informes de Cordish tan sólo cumplen con la normativa en materia de juego y medioambiental. En lo que se refiere al capítulo de financiación y viabilidad económica y organizativa del proyecto, así como la viabilidad técnica de las edificaciones que se levantarán en Torres de la Alameda, el proyecto de Live! Resorts Madrid-España no cumple con lo exigido tal y como lo han presentado.

Es por ello que la consejera de Economía, Empleo y Hacienda, Engracia Hidalgo, optó por firmar ayer mediante la cual se decide no tramitar este nuevo «Eurovegas» como Centro Integrado de Desarrollo, en base a los informes desfavorables respecto al proyecto. Esta decisión supone un carpetazo al proyecto presentado por el grupo Cordish que ahora no tiene otra alternativa que volver a iniciar el procedimiento de solicitud de ser CID, con un nuevo planteamiento y presentando de nuevo los informes requeridos sobre normativa de juego, medio ambiental, viabilidad económica y estructural del complejo que quieren desarrollar en Torres de la Alameda.

El patriarca de un clan dedicado a los casinos

Nacido en el seno de una acaudalada familia judía de la ciudad de Baltimore, estado de Maryland, hace 77 años, gestiona el gigante empresarial que fundó el patriarca del clan, Luis Cordish, en 1910.

Complejos de entretenimiento, casinos, hoteles, oficinas, apartamentos, centros comerciales y de convenciones que reciben al año más de cincuenta millones de visitantes, son parte de los negocios de «The Cordish Companies», que, con el proyecto de Torres de la Alameda, pretendía dar el salto a Europa aprovechando el tirón turístico de Madrid. Sin embargo, su expansión por España tendrá que esperar por ahora.