Madrid

Cs salva a Cifuentes de la Comisión de Corrupción

La formación cambió el sentido de su voto a última hora y libró a la presidenta de comparecer, por segunda vez, para explicar el retraso en la entrega de documentación sobre el «caso Lezo».

La formación cambió el sentido de su voto a última hora y libró a la presidenta de comparecer, por segunda vez, para explicar el retraso en la entrega de documentación sobre el «caso Lezo».

Publicidad

Un giro de última hora por parte de Ciudadanos salvó ayer a la presidenta regional, Cristina Cifuentes, de comparecer por segunda vez en la Comisión sobre Corrupción Política de la Asamblea de Madrid. El encargado de explicar este cambio en Cs fue César Zafra, portavoz de la formación naranha en una Comisión que el PP abandonó hace sólo unas semanas por considerar que supone un «linchamiento» contra su partido. Zafra aseguró que su grupo decidió seguir el criterio de los letrados de la Cámara y que al parecer detectaron «un error» en la formulación de las comparecencias de Podemos y del PSOE-M. Sólo unas horas antes, el mismo Zafra había asegurado que la comparecencia de Cifuentes era «necesaria» y había anunciado que su grupo se manifestaría a favor.

La votación se produjo ayer en una reunión de la Mesa de la Asamblea que duró hasta media tarde. En un primer escrutinio, Cs votó a favor, junto a PSOE y Podemos, de que Cifuentes fuera llamada el próximo 2 de febrero para explicar el retraso en la entrega de la documentación requerida por la oposición sobre el «caso Lezo» que afecta al Canal de Isabel II. Veinte minutos después de este primer escrutinio, Ciudadanos pidió una segunda votación, en la que cambió el sentido de su voto: «Ha habido un error en la formulación de la comparecencia por parte de PSOE; por lo tanto, y siguiendo el criterio de los letrados de la Asamblea, no se ha podido admitir a trámite. En cuanto se solucione ese defecto de forma, Cifuentes tendrá que venir a comparecer como estaba previsto», afirmó el portavoz de la formación naranja al término de la reunión de la Mesa. «Después del trabajo que hemos hecho en la comisión de corrupción en los últimos tres años, queda claro que nunca nos echamos atrás cuando queremos llamar a alguien», añadió Zafra.

La decisión de la formación que lidera Ignacio Aguado llega después de que el PP advirtiera el viernes de que la comparecencia de la presidenta regional podía ser «ilegal», al afirmar que el objeto de esta comisión es la corrupción y que el retraso en la documentación relacionada con el «caso Lezo» se debió a un «error humano» y «administrativo». Se debe recordar que esta comisión de investigación ha sido motivo de algunos de las broncas más sonadas entre PP y Cs, socios en muchas de las votaciones parlamentarias. La comparecencia de Cifuentes, en junio del pasado año, y el duro interrogatorio al que le sometió el portavoz de Cs, distanció a ambas formaciones. Poco después de aquella cita, Cifuentes dio «plantón» a Ignacio Aguado en una reunión en la Puerta del Sol en la que iban a hacer un seguimiento del pacto que firmaron en 2015, que sirvió al PP para hacerse con la Presidencia de la Comunidad.

El último capítulo en este culebrón se produjo a principios de este mes, cuando el PP abandonó la comisión, siendo duramente criticado por Cs. Aunquelos de naranja insistieron ayer en que conseguirán que Cifuentes comparezca de nuevo en la Comisión, lo cierto es que su voto en contra hará que por el momento sea Ángel Garrido, su número dos, el encargado de dar explicaciones en la Comisión de Presidencia.

Publicidad

El cambio del voto de Ciudadanos –que fue quien creó y quien preside esta comisión– fue duramente criticado ayer por PSOE y Podemos. La portavoz d elos primeros en la comisión, Encarnación Moya, aseguró que «hoy, Ciudadanos se ha dedicado a proteger a Cifuentes e impedir, con su voto, que haya transparencia en la Asamblea de Madrid». Y añadió: «Es gravísimo que la formación naranja hable de ser adalid de la transparencia, pero acabe evitando que la presidenta ofrezca explicaciones en el Parlamento. Por parte de Podemos, Miguel Ongil, criticó que «Ciudadanos dice una cosa en público y hace otra cosa en privado» y afirmó además que el letrado de la comisión dijo que las dos opciones eran «perfectamente legales y posibles».