Actualidad

Cuarenta nuevas casas de apuestas escapan de la suspensión en la Comunidad de Madrid

Fuenlabrada, Móstoles, Alcalá y Leganés, los municipios con más locales de juego. Las arcas públicas pierden 160 millones al año con el freno a la concesión de licencias a estos negocios

Fuenlabrada, Móstoles, Alcalá y Leganés, los municipios con más locales de juego. Las arcas públicas pierden 160 millones al año con el freno a la concesión de licencias a estos negocios.

Publicidad

El Gobierno regional espera que esté listo en el plazo de un mes el decreto que permite suspender la autorización de locales de juego, pero eso no impedirá que un total de 40 abran sus puertas en algún punto de la región antes de final de año. Se trata de 22 locales específicos de apuestas y otros 18 salones de juego con punto o «corner». Su apertura tiene que ver con la circunstancia de que su autorización estaría en tramitación y no se puede aplicar retroactividad a la iniciativa del Gobierno de suspender las autorizaciones cuando el decreto que ampara la medida no ha visto la luz. Esto significaría que, a 31 de diciembre, la Comunidad tendría 719 locales de apuestas, un 5,4% más que en 2017 y la cifra más baja desde 2014, según datos de la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas. Un crecimiento que, según el consejero de Justicia, Enrique López, tienen que ver, entre otros factores, con el decreto aprobado en mayo pasado que «reguló mejor la actividad y extremó el control de los accesos».

Los datos sitúan a la Comunidad en el cuarto lugar en densidad de salones de juego por habitante, por detrás Andalucía, Murcia y Baleares.

Si atendemos a su distribución, de los 678 puntos de apuestas que hasta el 30 de septiembre había en la región, 362, es decir, el 53%, se encontraba en la capital. El distrito de Puente de Vallecas, con 37 puntos de apuestas, concentra el 10,2% (37) de los locales de apuestas de la capital (362). Le siguen los de Carabanchel (34, un 9,3% del total); Centro (33 puntos, 9,2%) y Usera (29 puntos, 8% del total). Después de Madrid, las ciudades donde hay más negocios del juego son Fuenlabrada, con 28 (4,1% del total); Móstoles, con 26 (3,8%); Alcalá de Henares, con 22 (3,2%) y Leganés, con 20 (2,9%).

El sector del juego genera 15.000 puestos de trabajo y solo el año pasado movió 4.592 millones de euros, un 5,6% más que en el año 2017. El 70% de lo que ingresan se devuelve en premios a los ciudadanos. De esos 4.600 millones, los madrileños se dejaron casi 6 de cada 10 euros jugados
–un 58,5% del total– en máquinas de juego; el 21,7% de gasto se produjo en los dos casinos de la región; los bingos representaron el 9% del gasto mientras que el 8,7% del gasto procedió de las apuestas. Mientras, el juego online arrastró el 1,7% y las apuestas hípicas solo representaron el 0,09% de la cifra total, según los datos de Justicia.

Publicidad

La suspensión de nuevas licencias supondría que las arcas de la Administración dejarían de ingresar tasas de un sector por el que recauda 160 millones de euros a año. Ahora, el objetivo es establecer un paréntesis para «mejorar la normativa del juego y planificarla con el objetivo de proteger a los menores, jóvenes y colectivos vulnerables», según López. Es por esto por lo que se va a proponer cambios en la Ley del Juego que incorporarán sanciones más duras. De hecho, uno de los cambios que se va a abordar es que la presencia de un menor sea considerada una infracción muy grave castigada con 600.000 euros para el propietario del local. Ahora, la infracción está catalogada como grave y la sanción máxima asciende a 9.000 euros. El consejero de Justicia cree que esta medida será más que disuasoria y aumentará la vigilancia en este sentido. El año pasado se impusieron 16 multas por permitir entrar a menores a locales de juego y hasta el 30 de septiembre fueron 9 las multas impuestas.