Cuatro niños, ilesos milagrosamente tras una explosión

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Cuatro niños de Torrejón de Ardoz, con edades comprendidas entre 3 y 12 años, recordarán el día de ayer durante el resto de su vida. Un milagro quiso que una explosión en la cocina de su casa, de la que todavía se desconocen las causas exactas, no acabara con sus vidas ayer por la tarde. En torno a las 16:20 horas, la sala de Emergencias de la Comunidad recibía un aviso sobre una explosión en el tercer piso del número 4 de la calle Circunvalación, en Torrejón de Ardoz. Hasta el lugar de los hechos se desplazaron dos dotaciones de Bomberos, que desalojaron inmediatamente a los ocupantes de la casa:los cuatro niños y sus padres, que permanecían en otra habitación.

En busca del origen de la deflagración, los Bomberos, junto a un operario de Repsol, revisaron la instalación de gas, que se encontraba perfectamente, sin ningún tipo de fuga. Al parecer, un bote de insecticida vacío podría haber sido el causante de la explosión, ya que observaron restos de este líquido inflamable junto a otros productos que se encontraban bajo la caldera.

Por su parte, la onda expansiva reventó el ventanal de la cocina en el momento en el que los cuatro niños estaban merendando y se extendió por la ventana del salón después de atravesar el hall y el pasillo. A pesar de los desperfectos que se produjeron, los seis ocupantes de la casa salieron absolutamente ilesos del tremendo susto. Tanto es así que los cuatro niños, que permanecían en la misma habitación donde se produjo la explosión, no padecían siquiera dolor de oído.

El resto del edificio, de trece alturas, no sufrió el más mínimo deterioro, mientras que la familia desalojada pudo volver a su domicilio poco tiempo después, a pesar de los desperfectos provocados por la explosión.