Demandan a Patrimonio Nacional por «entorpecer» las exhumaciones de los caídos

La Razón
La RazónLa Razón

Los familiares de los dos fusilados durante la Guerra Civil y cuyos cuerpos serán exhumados del Valle de los Caídos tras la autorización de un juzgado de San Lorenzo de El Escorial, demandaron ayer a Patrimonio Nacional, después de que el organismo solicitara dos informes para comenzar los trabajos, porque no ven «razonable» que demoren el proceso con esta petición. Eduardo Ranz, abogado de las familias, ha formalizado una demanda contencioso-administrativa ante el Tribunal Supremo contra la respuesta de Patrimonio –administrador de ese conjunto monumental– que ha encargado un informe técnico al Instituto Torroja del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y otro al Consejo Médico Forense, tras lo cual valorarán o no realizar la exhumación. El letrado recuerda que en el auto del 30 de marzo dictado por el Juzgado de Primera Instancia número 2 de San Lorenzo de El Escorial se reconoció el derecho a la digna sepultura de los dos fusilados y se autorizó llevar a cabo la entrega de los restos cadavéricos de Antonio-Ramiro y de don Manuel Lapeña Altabás, a sus familiares. Con todo, entiende que «no puede considerarse razonable» que se haya obviado que el padre de la demandante e hijo de uno de los dos hermanos sobre los cuales se ha autorizado la exhumación cuenta con 92 años de edad, lo que, a juicio del letrado, «puede suponer que el proceso legal o administrativo de Patrimonio Nacional sea superior al resto de su vida», y que ello implica un «evidente perjuicio para la parte demandante», según recoge Europa Press. Así, recuerda que la Ley de Memoria Histórica entró en vigor en 2007 y, por tanto, considera que aplicando esa fecha como punto de referencia, Patrimonio ha tenido «casi diez años» para solicitar dichos informes y, según este letrado, «debe estar al servicio de todos los ciudadanos, y no de una parte o de un partido. No se trata de un favor que ellos pueden hacer a las víctimas, sino del deber de cumplimiento de las resoluciones firmes».