Denuncian a la edil que impide al colegio católico salir en la cabalgata

Manos Limpias se presenta hoy como acusación contra la concejala de Ahora Madrid que prohibió a los escolares del Arenales salir con la comitiva de los Reyes Magos en Carabanchel

Manos Limpias se presenta hoy como acusación contra la concejala de Ahora Madrid que prohibió a los escolares del Arenales salir con la comitiva de los Reyes Magos en Carabanchel

A tres días para que los Reyes Magos salgan a recorrer las calles de los distritos de la capital, la polémica en torno a la parcicipación de los alumnos del colegio católico Arenales en la cabalgata del distrito de Carabanchel no cesa. Hoy el colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias tiene previsto presentar una denuncia contra la edil de Ahora Madrid en este distrito, Esther Gómez, a la que acusa de un «presunto delito relativo al ejercicio de los derechos fundamentales y libertades públicas, por presunto delito contra los sentimientos religiosos, y por un presunto delito contra las garantías constitucionales y derechos individuales». Junto a Gómez, el sindicato también prevé denunciar a todos los componentes de la comisión organizadora del desfile de Reyes de Carabanchel a los que acusa de vetar para el desfile del día 5 de enero a los 800 niños del colegio Arenales que pretendían sumarse al evento.

«La excusa burda, torticera y falsa para excluir a los niños del colegio Arenales se basa en que en dicho colegio existen segregaciones de niños y niñas en un 10% del total, lo cual está dentro del marco legal», asegura Manos Limpias en la denuncia a la que ha tenido acceso LA RAZÓN. Asimismo, en el escrito que presentarán este lunes en el juzgado de guardia de Plaza Castilla el sindicato añade que «el Club Deportivo Distrito de Carabanchel cuenta con equipos diferenciados por sexos en disciplinas como fútbol y baloncesto y, sin embargo, se les ha dejado participar». Consideran desde el sindicato de funcionarios que la cabalgata supone un acontecimiento ligado «a los sentimientos religios de los cristianos» por lo que, añaden, «la humillación hacia el colegio católico es más sangrante». Por todos estos hechos, en la denuncia se acusa a la edil del equipo de Manuela Carmena de «una vulneración flagrante de los artículos 10, 14 y 16 de nuestra Carta Magna y varios tratados internacionales» y de la presunta comisión de varios hechos de carácter «ilícito penal» por lo que instan al Juzgado a que tengan en cuenta los posibles agravantes de «abuso de autoridad», de «cometer el delito por motivos racistas», y «prevaliéndose del carácter público del culpable».

En su denuncia Miguel Bernard, secretario general de Manos Limpias solicita también que, junto a los denunciados, el juzgado lleve a cabo la toma de declaración del los representantes del Partido Popular y Ciudadanos en la comisión que organiza la cabalgata de Carabanchel, además de a los concejales que representan a estas dos formaciones en el distrito y a los responsables de la Asociación de Padres y Madres de alumnos (AMPA) del colegio Arenales.

La solución: ¿desfilar con otro centro religioso?

No les permite salir a las calles de su barrio en su propia carroza, pero la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, invita a los 800 alumnos del colegio católico Arenales a salir en la cabalgata de Carabanchel a bordo de los coches de otros colectivos de similar ideario a la del centro escolar vetado por Ahora Madrid. En concreto, fuentes municipales indicaron que los afectados por el veto de la edil de Ahora Madrid en Carabanchel podrán participar en el desfile en la carroza del colegio católico Casanova. La diferencia con el Arenales, según las citadas fuentes, es que el primero no segrega por sexo a sus alumnos. Quieren ahora desde el Gobierno de Carmena que «los niños no se sientan discriminados» a pesar de que continúan manteniendo su negativa a que la carroza del Arenales participe en la comitiva que recorrerá las calles de este distrito la tarde del próximo 5 de enero.