Cuchillada mortal a su marido

Una mujer rumana de 54 años apuñaló ayer a su pareja en su casa de Galapagar

Los facultativos del Summa practicaron a la víctima maniobras de reanimación pero sólo pudieron confirmar el óbito
Los facultativos del Summa practicaron a la víctima maniobras de reanimación pero sólo pudieron confirmar el óbito

No existían entre ellos denuncias previas por malos tratos, pero no era la primera vez que se enzarzaban en una pelea sin ningún tipo ya de códigos de respeto.

No existían entre ellos denuncias previas por malos tratos, pero no era la primera vez que se enzarzaban en una pelea sin ningún tipo ya de códigos de respeto. La madrugada de ayer, sin embargo, la cosa llegó más lejos que nunca y acabó de la peor forma que cabe imaginar. Se trata de una pareja de origen rumano que residía en Galapagar en una vivienda que compartían con, al menos, una persona más situada en la calle Herrenes del Arca de la localidad.

A eso de las 3:30 horas de la madrugada de ayer la discusión que ambos mantenían terminó con una certera puñalada de ella hacia él. La llamada al teléfono de Emergencias 112 se produjo a las 3:47 horas y en ella se informaba de un herido por arma blanca en una vivienda de esta localidad situada al noroeste de la región. Hasta el lugar se trasladaron efectivos del Summa de la Comunidad de Madrid con una Unidad de Atención Domiciliaria y una UVI móvil. Los facultativos comprobaron que el varón, de 47 años, presentaba una herida por arma blanca en la cavidad centro-torácica y se encontraba en parada cardiorrespiratoria. Los sanitarios trataron de revertir la parada practicando a la víctima maniobras de reanimación cardiopulmonar avanzada (RCP) durante más de 40 minutos, pero no lograron sacarle y sólo pudieron cconfirmar su fallecimiento.

También acudieron al lugar del crimen agentes de la Guardia Civil –de hecho, llegaron antes que los sanitarios– que detuvieron a la mujer, también de origen rumano y de 54 años, como presunta autora del homicidio.

A su llegada al lugar los agentes practicaron a la víctima maniobras de reanimación cardiopulmonar, según fuentes del instituto armado, pero no pudieron hacer mucho por el hombre. Los agentes también se incautaron de un cuchillo de cocina de grandes dimensiones que podría ser el arma homicida, por lo que ya ha sido procesada.

La tarde de ayer, la mujer aún no había prestado declaración ante los agentes de la Guardia Civil, y permanecía detenida en dependencias policiales a la espera de que le fuera asignado un abogado de oficio, según fuentes de la investigación.

Por su parte, la Policía Local de Galapagar explicó ayer que se había presentado «varias veces» en el domicilio que compartía esta pareja de rumanos por las «fuertes discusiones que mantenían», según explicaron fuentes municipales a Efe.

Ayer a mediodía el Ayuntamiento de la localidad había convocado un minuto de silencio para condenar el suceso. «Desde el Ayuntamiento lamentamos los casos de violencia doméstica y esperamos que no se produzca ningún caso más», señaló en declaraciones a los medios de comunicación en concejal de Seguridad del consistorio, Borja Luján.

Los agentes locales, por tanto, eran conocedores de la situación extrema que vivía la pareja con frecuencia. Finalmente fue ella quien acabó con la vida de él, pero se desconoce si era víctima de malos tratos continuados. En cualquier caso, aunque él hubiera presentado denuncia por malos tratos no se le hubiera asignado la misma protección que si la hubiera presentado ella, según el protocolo policial establecido actualmente.