El Ayuntamiento no negocia con el sindicato mayoritario de Policía

CPPM denuncia reuniones encubiertas con otros sindicatos fuera de la mesa de negociación

CPPM denuncia reuniones encubiertas con otros sindicatos fuera de la mesa de negociación

La ya tensa relación entre los agentes de la Policía Municipal de Madrid y la cúpula política del Ayuntamiento va camino de romperse por completo. La lista de quejas parece no tener fin. La escasez de plantilla, discriminación respecto al resto de funcionarios –cuya jornada es de 35 horas semanales, frente a las 37,5 de los agentes–, o el impago de horas extras que, tal y como publicó este lunes LA RAZÓN, la alcaldesa Manuela Carmena les adeuda desde abril, son algunos de los ejemplos de los reproches que los agentes hacen a los responsbles políticos del cuerpo. «Ya no es sólo una cuestión de fondo, también son las formas», se quejan desde el sindicato CPPM, que aglutina a la mayoría de afiliados en el cuerpo.

El último episodio tuvo lugar el miércoles. Se celebraba la Mesa Sectorial de Policía para tratar la reducción de la jornada laboral. En la mesa, los cinco sindicatos con representación en la negociación (CPPM, CC OO, UGT, CSIT y UPM) y en frente el Coordinador de Seguridad y Emergencias, Daniel Vázquez. Según relataron desde el sindicato CPPM, discutían sobre la negativa de cuatro de los cinco sindicatos a firmar la propuesta del Ayuntamiento de adaptar la jornada laboral a 35 horas cuando a Vázquez «se le escapó decir que había existido reuniones de negociación bilaterales». Para CPPM, el sindicato mayoritario, ésta es una «actitud antidemocrática, dictatorial y contraria al diálogo que el equipo de Gobierno de Carmena tanto proclama». Ante la sospecha de que se estén produciendo negociaciones «encubiertas» con el resto de sindicatos al margen de la mesa de negociación, el secretario general de CPPM, Francisco Torres, remitió ayer un escrito dirigido a Carmena para pedir la dimisión de Javer Barbero, el concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid, porque, a su juicio, «tan culpable es el que lo hace como el que permite hacerlo». Así, Torres le pide directamente a Carmena que «esté a la altura de las circunstancias y comience cesando a gente que tan “democraticamente” actúa».

En la misiva, el secretario general de este sindicato vuelve a quejarse además de la actitud de Vázquez por eliminar el apartado de ruegos y preguntas de las reuniones. Es un intento de «silenciar» a los agentes municipales –dicen–, ya que desde que entró Ahora Madrid en el Gobierno local, en las reuniones de la cúpula política con los sindicatos únicamente se pueden tratar los temas que previamente se han fijado para negociar en la Mesa y «no se deja hueco para hacer preguntas sobre muchos otros temas que inquietan a la plantilla».