El cambio de nombre de las calles, a final de año

La Razón
La RazónLa Razón

Con la lista de «purgados» confirmada, el Ayuntamientoconcretó ayer que los cambios en el callejero de la capital podrían producirse «al final del año». Este jueves el comisionado que se encarga de aplicar la Ley de Memoria Histórica entregó una propuesta con 27 nombres de calles, cuya denominación cambiará en los próximos meses. El tercer teniente de alcalde de la ciudad, Mauricio Valiente, consideró ayer en declaraciones recogidas por Ep que el equipo presidido por Paca Sauquillo «ha hecho un buen trabajo» y esperó que el miércoles, fecha en que la lista pasará por el Pleno, reciba «el máximo consenso». «Hay que construir con este cambio del callejero una memoria de la ciudad con toda la pluralidad y el referente que ha sido la lucha por las libertades en este país desde todos los puntos de vista», destacó Valiente sobre los nombres propuestos para sustituir las denominaciones de las vías entre los que se encuentran el sindicalista Marcelino Camacho –que tendrá una calle en su barrio, Carabanchel–, o el presidente del PSOE, Julián Besteiro. Un cambio de denominaciones en el que, sin embargo, y según los socialistas del Consistorio, no ha incluido los suficientes nombres de mujeres. El comisionado sólo ha considerado merecedoras de esta distinción a Mercedes Fórmica y Soledad Cazorla, que formarán parte del nuevo callejero junto con una vía a los personajes de Galdós Fortunata y Jacinta. La portavoz de Cultura de Ciudadanos, por su parte, celebró que el cambio de denominaciones vaya a ser consensuado en el Pleno según el critero de Tierno Galván, «de que todas las decisiones fueran consensuadas por el Pleno cuando en principio fue rechazado por Ahora Madrid y el PSOE». «No podemos caer en el mismo error que cayó el franquismo renombrando unas calles, poniendo a unos frente a otros. El callejero de Madrid tiene que ser el reflejo de toda la historia de España», mantuvo el portavoz del PP por su parte. Para los populares, el informe elaborado por el equipo de Sauquillo no es «riguroso», teniendo en cuenta que, en apenas dos meses, han llevado a cabo un trabajo que se habían planteado elaborar en un año.

Mientras se modifica la ordenanza que permita cambiar la denominación de las calles, el Ayuntamiento confirmó ayer que el comisionado trabaja en un segundo bloque de calles que podría cerrar en noviembre.