El ex Jemad, candidato de consenso para liderar Podemos Madrid

Pablistas y errejonistas discutieron hasta última hora para presentar la candidatura única de Julio Rodríguez a las primarias para la nueva dirección del partido en Madrid. El ex militar se enfrentará en diciembre a Isabel Serra de Anticapitalistas

Errejón y Rodríguez, en una imagen de archivo
Errejón y Rodríguez, en una imagen de archivo

Hasta última hora de ayer negociaron errejonistas y pablistas el cierre de las candidaturas que concurrirán a las primarias para elegir a la nueva directiva que dirigirá el partido en la ciudad de Madrid.

Hasta última hora de ayer negociaron errejonistas y pablistas el cierre de las candidaturas que concurrirán a las primarias para elegir a la nueva directiva que dirigirá el partido en la ciudad de Madrid. Después de que el sector Anticapitalistas presentara el miércoles una candidatura propia con la diputada Isabel Serra a la cabeza, el objetivo de Pablo Iglesias y de Íñigo Errejón era el de llegar a una lista de consenso para asegurarse la paz entre los sectores más moderados del partido de aquí a las próximas elecciones regionales y municipales de 2019 y, sobre todo evitar una repetición de la guerra interna que fracturó a Podemos en Vistalegre II.

El ansiado consenso contaba desde el principio con grandes acuerdos, pero se resistió por la clásica guerra de cuotas. Que Íñigo Errejón sea el candidato electoral a la Comunidad de Madrid y que Manuela Carmena repita candidatura en la ciudad, ni se discutía. Son los dos pilares que unen desde hace meses a errejonistas y pablistas en Madrid. El conflicto estuvo en la negociación de la cuota de poder de cada sector, después de que el aparato del partido, controlado por pablistas, pusiera como condición indiscutible que la lista unitaria la liderara el ex jefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) durante el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que hoy hará oficial su candidatura después de recibir a última hora el «sí» de los afines a Errejón.

Julio Rodríguez se someterá al dictámen de los afiliados inscritos en Madrid en las primarias para dirigir el partido que se celebrarán del 8 al 14 de diciembre en las que se enfrentará a Isabel Serra, la cabeza de lista de Anticapitalistas, el sector más radical de Podemos, minoritario frente a la «pinza» acordada ayer. Del resultado de estas elecciones internas dependerá, en gran medida, la libertad de los futuros candidatos a las elecciones de 2019 para elaborar sus listas y para presentar su proyecto político. De hecho, además de las cuotas, el nivel de autonomía y total respeto del partido hacia Manuela Carmena, y sobre todo la elaboración de su nueva candidatura y su programa electoral, fue el centro de la negociación de anoche y la línea roja que marcó el errejonismo, que pidió total respeto al rumbo tomado por la alcaldesa en Madrid. Las negociaciones pasaban además por dejarle las manos libres a Errejón para elegir a los puestos clave de su futura candidatura a la Comunidad de Madrid en la que, en los mentideros, se sitúa a Rita Maestre. La clave estaría entonces en quién y cómo se rellenaría el hueco de la portavoz municipal en el equipo de Carmena, un poder que la propia alcaldesa reclama y del que los pablistas quieren disponer. Este apoyo cerrado a la alcaldesa de la ciudad no sólo enfrentó a errejonistas y pablistas; ha sido también uno de los motivos que ha llevado a Anticapitalistas a presentar la candidatura de Isabel Serra. El sector más radical de Podemos ha elevado en el último tiempo las críticas hacia Carmena y en concreto hacia la «operación Chamartín» –que lleva la firma del Ayuntamiento y de Fomento–, convirtiéndola en su caballo de batalla estas últimas semanas, a pesar incluso de que en el Ejecutivo de la alcaldesa hay varios concejales de esta corriente crítica.