El «norte olvidado» reclama la operación Chamartín

Asociaciones de vecinos y comerciantes firman un manifiesto en el que lamentan que Carmena entierre el proyecto por «motivos políticos»

El Distrito Castellana Norte permitiría acabar con las zonas de chabolas del entorno de la estación de Chamartín
El Distrito Castellana Norte permitiría acabar con las zonas de chabolas del entorno de la estación de Chamartín

Asociaciones de vecinos y comerciantes firman un manifiesto en el que lamentan que Carmena entierre el proyecto por «motivos políticos»

El rechazo frontal del Gobierno de Manuela Carmena a la operación Chamartín ha llevado a los vecinos de los barrios afectados a movilizarse para reclamar al consistorio que estudie todos los beneficios del proyecto. Las personas que viven en este área deben soportar una alarmante falta de infraestructuras y de dotaciones, atascos a diario y en algunos casos un diseño urbanístico que les condena al aislamiento respecto al resto de la ciudad. Consideran que las soluciones contempladas en el Distrito Castellana Norte darían solución amuchos de estos problemas, pero el Ejecutivo de Ahora Madrid, con su concejal de Urbanismo a la cabeza, se opone a este desarrollo. Una decena de asociaciones de vecinos y de comerciantes presentarán hoy un manifiesto para hacer ver al Ayuntamiento que las infraestructuras que traería consigo la puesta en marcha de la operación Chamartín son «fundamentales» para la mejora de su «calidad de vida».

«Tenemos la sensación de que se está echando abajo la operación por razones políticas. Lo que nosotros queremos es que se ejecute un plan que creemos que es bueno para los vecinos y comerciantes», señalaban ayer desde las asociaciones firmantes del manifiesto. El tejido social de Chamartín lamenta además que el consistorio no haya demostrado tener las puertas abiertas con ellos: «Se pasan los plazos y dejan que se mueran el proyecto. Hemos intentado contactar con el ayuntamiento, pero hemos recibido la callada por respuesta».

Los colectivos y asociaciones que defienden la operación Chamartín representan a los vecinos y asociaciones de Begoña, Chamartín, Fuencarral, Las Tablas, Tres Olivos y Montecarmelo. recuerdan además que el argumento utilizado por el delegado de Urbanismo, José Manuel Calvo, respecto a que el proyecto no es un prioridad presupuestaria para ellos, no se ajusta a la realidad ya que «la mayoría del dinero presupuestado provendría de la iniciativa privada».

Desde esta decena de asociaciones aseguran que llevan 20 años esperando para resolver «problemas de degradación e insalubridad». Conflictos concretos como el entorno de la estación de Chamartín, en la que hay asentamientos de chabolas –en las calles Manuel Ferrero y Rodríguez Jaen–, los atascos que deben soportar a diario los vecinos de los nuevos barrios o la degradación y abandono de áreas como la que se inicia en Mauricio Legendre hacia Agustín de Foxá. «No somos el norte rico, como apuntan malintencionadamente algunas voces, somos el norte olvidado». Los firmantes del manifiesto enviarán el documento a Manuela Carmena y a todos los partidos políticos con representación en el Pleno de Cibeles.

Los vecinos de estos barrios también han registrado a lo largo de estos meses varias iniciativas en el portal de participación Decide Madrid en las que exponen los beneficios del proyecto para el norte de la capital, especialmente para barrios como Las Tablas, en donde a la falta de servicios como una comisaría de policía o un centro de salud, se unen otras realidades como la falta de una «salida natural al resto de la ciudad».