Política

El PSOE merma a Podemos en sus distritos clave

La formación morada pierde Vallecas y pasa a ser segunda fuerza por detrás de la de Pedro Sánchez en Villaverde, Usera, Vicálvaro...

Manuela Carmena
Manuela Carmena

La formación morada pierde Vallecas y pasa a ser segunda fuerza por detrás de la de Pedro Sánchez en Villaverde, Usera, Vicálvaro...

El sur de la capital pasa del morado de Podemos al rojo del PSOE. Una zona clave, en la que la formación de Pablo Iglesias era la preferida por los votantes de izquierda y que, en apenas tres años ha dado un vuelco espectacular. Sobre la mesa, tres posibles argumentos que explicarían este giro al socialismo: el mensaje lanzado por Pedro Sánchez sobre que su opción de izquierda era la de mayor estabilidad, algo que ha calado entre sus potenciales electores; el progresivo desgaste de Podemos, culminado en una sangría de votos y, por último, el desencanto de los vecinos con las políticas de Manuela Carmena, menos satisfactorias de lo que hacían indicar sus necesidades. Por ejemplo, y como ha denunciado la oposición a lo largo de la legislatura, el hecho de no haberse instalado ni un sólo centro de mayores ni de día en la zona sur de Madrid puede explicar parte de la decepción de un electorado que, hasta ahora, constituía su principal vivero de votos.

En las elecciones generales de 2016, Unidos Podemos estaba por encima del PSOE en 18 distritos. Con los resultados de ayer, los socialistas les superan actualmente en todos: los 21 que conforman la capital.

Puente y Villa de Vallecas eran, junto a Centro, los únicos en los que la formación morada era la más votada de todos los partidos. Ayer se confirmó el giro: en el primero, de aventajar al PSOE en más de seis puntos, ahora va doce por detrás; en el segundo, de sacarles más de siete puntos, han pasado a perder por cerca de ocho. Hay que señalar, además, que, a lo largo de la legislatura de Carmena, los vecinos han protagonizado protestas debido a la inseguridad que viven en el barrio. Sin olvidar otras tareas pendientes del Ayuntamiento, como la instalación deportiva Ensanche de Vallecas, proyectada para construirse entre 2016 y 2018, y que, parece, finalmente, que se comenzará este año.

Se trata de una tónica generalizada en toda la parte sur. Otro ejemplo significativo es Villaverde. Una zona en la que, a principios de año, el Ayuntamiento presumía de haber incrementado las ejecuciones presupuestarias un 43%. Quizá, las inversiones no se han producido en los problemas que demandaban los vecinos, como la remodelación de la Colonia Experimental, una intervención que llevan esperando tres años; la rehabilitación del parque de Plata y Castañar; la remodelación del túnel bajo de la Gran Vía... En dicho distrito, Podemos y PSOE se movían hasta ahora en unos guarismos muy similares: en torno a un 26-27% de votos. Ahora, más del 36% de los sufragios han sido socialistas y apenas el 19,6% para el partido de Iglesias.

La situación se ha repetido en Usera. Prácticamente empatados, el PSOE aventaja ahora mismo a Podemos en casi 15 puntos. De hecho, uno de cada tres votos fue socialista en el distrito. Una zona presidida por la concejal Rommy Arce, cuyas controvertidas actuaciones y declaraciones –está imputada por injurias a la Policía Nacional tras la muerte de un mantero el pasado año en Lavapiés– han causado malestar entre muchos vecinos del distrito.

Igualados con Cs

Una situación muy similar se ha dado en Vicálvaro. Podemos aventajaba al PSOE en tres puntos. Ahora, pierde por más de diez. De hecho, sólo gana a Ciudadanos por unas décimas. Lo mismo ha ocurrido en Carabanchel, donde ha pasado a ser una formación votada en la misma proporción que PP y Cs. Mientras, en Latina, retrocede cerca de cinco puntos. De hecho, han sido menos votados en el distrito que los populares.

Estas dos últimas zonas no han estado exentas de malestar vecinal. En Carabanchel, en los últimos meses, los ciudadanos han tomado la calle para reclamar la construcción de tres centros de salud. Un compromiso adoptado por la Comunidad de Madrid que, según el Ejecutivo regional, está pendiente de un trámite del Ayuntamiento, que debe ceder los terrenos para llevarlos a cabo. Mientras, en Latina, al igual que ha ocurrido en Vallecas, los vecinos han alzado la voz a lo largo del último año debido a la falta de seguridad que aseguran padecer.