Filipinas y España países hermanos a través de la historia

La Razón
La RazónLa Razón

La Fundación Ortigas en colaboración con la embajada de Filipinas en Madrid, la embajada de España en Manila, la Casa de América y la AECID, se complacen en invitarle a la mesa redonda y a la inauguración de la exposición «Iglesias: Un Vínculo Duradero entre Filipinas y España» que tendrá lugar el próximo viernes 28 de noviembre, a las 18:00 horas, en Casa de América. A continuación se servirá un cóctel. Plaza de Cibeles, s/n. Madrid. RSVP: Events@philembassymadrid.com Fundación Ortigas: +6326311231 ext. 187 o 228.

Información histórica sobre esta exposición: «Iglesias: Un Vínculo Duradero entre Filipinas y España» es una exposición que tiene su origen en 1990 tras la destrucción de varias iglesias patrimoniales a causa de un terremoto. El Sr. Rafael Ortigas Jr., fundador de la Fundación Ortigas, emprendió la documentación sobre iglesias de piedra aún conservadas en Filipinas y, de hecho, la Fundación Bibliotecaria Ortigas actualmente posee la colección más grande de las iglesias restantes, las cuales hace algunos años se convirtieron en la base para su primer impreso publicado con el título de «La Casa de Dios». La investigación y la preparación para esta exposición eran inmensas pero con la ayuda importante de la colección bibliotecaria de la Fundación de más de 20.000 volúmenes de libros, impresos, mapas y fotos peculiares.

Al disponer no solo de dibujos antiguos, sino también de impresos y fotografías contemporáneas, los invitados serán impresionados por las aproximadamente 400 iglesias restantes, y también por su peculiar arquitectura construida para adaptarse al trópico por un grupo de frailes y artesanos provenientes de Europa, las Américas y China. Obreros desconocidos de origen indígena lograron agregar hábilmente detalles arquitectónicos de carácter indígena en varios lugares.

Cinco iglesias, más concretamente, Miagao en Iloilo, Tumaini en la provincia de Isabela, Baclayon en Bohol, Paoay en Ilocos Norte y la Basílica del Santo Niño en Cebu, son destacadas visualmente como ejemplos de construcciones arquitectónicas características de las iglesias en Filipinas.

Las iglesias filipinas han sido involucradas en la historia de Filipinas. Las iglesias antiguas en Bohol con torres de guardia construidas con piedra de gran calidad protegían los pueblos de los piratas que querían saquearlos y de los comerciantes de esclavos. Además de los oficios religiosos celebrados a diario, las iglesias eran sitios importantes para celebrar reuniones durante la Semana Santa, la Navidad y otros días sagrados. De esta manera, se facilitaba a la colonia un patrón recurrente de conmemoraciones celebradas durante todo el año, lo que resultaba en la concienciación emergente a nivel nacional de los pueblos tribuales anteriormente dispersados.

Durante la revolución contra España, algunas iglesias fueron quemadas y dañadas, considerándolas como objeto de ira de los filipinos que identificaban la comunidad de frailes y su amplia posesión de terrenos como la raíz de su continua represión y pobreza.

Durante la revolución filipina contra España y después, la Guerra hispano-estadounidense, se utilizaban las iglesias como refugio o, en el caso de la Catedral de Manila, una prisión para soldados españoles encarcelados.

Justo dos semanas antes del estallido de la Guerra filipino-estadounidense, un grupo de nobles fieles al Presidente Emilio Aguinaldo, se reunieron el 21 de enero de 1899 en la Iglesia Malolos situada en Bulacán para discutir y aprobar la primera constitución de la república en ciernes.

Un incidente más desesperado del uso de la iglesia fue aquello de la Iglesia de Balangiga en Samar durante la guerra filipina – estadounidense. En la mañana del 28 de septiembre de 1901, con el repiquete de las campanas como señal, la gente del pueblo salió de la iglesia sorprendida y mataron a unos 48 soldados de la infantería americana.

Desde casi ya 350 años cuando el P. Antonio Cedeno (S.J.) construyó la primera iglesia hecha de piedra en 1582, las iglesias han aguantado con los temporales/tifones, inundaciones, terremotos de cataclismo, incendios y destrucciones causadas por los hombres.

Las iglesias que quedan hoy en día en Filipinas, documentadas y fotografiadas diligentemente a lo largo de 20 años por la Fundación Bibliotecaria Ortigas están en distintos grados de deterioro. En 2013, el súper tifón Yolanda y un mayor terremoto golpearon las islas Visayas donde más de unas decenas de iglesias sufrieron considerables daños incluso la Iglesia de Baclayon, la más antigua existente en el país.

El objetivo de esta exposición es avisar a las personas que valoran la conservación del patrimonio, y de que estas iglesias son los vínculos estructurales con España que quedan hoy y que necesitan el apoyo. Que las fotografías antes y después de la destrucción sean una manera de infundir una resolución del público para ayudar a reconstruir estos últimos recuerdos de nuestra herencia española.