El Gobierno recupera la vicepresidencia y gana en paridad

Garrido sorprende con cambios en el Ejecutivo: separa el Área de Justicia del de Presidencia y ficha a dos consejeras nuevas

Garrido sorprende con cambios en el Ejecutivo: separa el Área de Justicia del de Presidencia y ficha a dos consejeras nuevas.

Correcto, neutro y, para los más impacientes, inconcluso. El acto de investidura del nuevo presidente de la Comunidad transcurrió ayer sin sorpresas ni titulares espectaculares, fue rápido y sin nombres a su término –por más esfuerzo que pusieron los curiosos por rascar entre corrillo y corrillo alguna primicia sobre las caras que arroparán al sexto presidente de Madrid–. Y es que, no sería hasta eso de las cinco de la tarde que, por una filtración de información del canal de televisión local Telemadrid, que se conocerían las claves del nuevo equipo de Gobierno de Ángel Garrido: una nueva consejería, más peso femenino y un hombre de confianza sobre el que apoyar sus decisiones ejecutivas. Apenas seis horas después de tomar posesión, el que sucede a Cristina Cifuentes al mando de la región, se estrenó en su nuevo cargo con más novedades de las que esperaban los medios de comunicación y la opinión pública en general.

«No hay que dejar pasar un año, sino ganar un año». Así se defendía Garrido a primera hora de la mañana en una entrevista en Onda Cero a la que seguiría su discurso de investidura en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid. Firme, pero consciente de las circunstancias que han apremiado su nombramiento y que tendrá que trabajar por quitarse la etiqueta de «el interino» en Sol, Garrido insistió ayer en que gobernará, y para los que desconfiaban en ello, el popular arrancó esta nueva etapa en su carrera política impresionando con varios cambios importantes en el Gobierno autonómico.

Para empezar, habrá vicepresidente, una figura inexistente hasta ahora en esta legislatura que ocupará quien también se encargará de la portavocía del Gobierno: Pedro Manuel Rollán, el que era consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio. Todo apunta a que su papel será fundamental en este último año, pues Garrido ha decidido que Rollán, que desarrollará las que fueron sus propias funciones hasta ahora, se vea liberado del Área de Justicia, que pasa a tener su propia consejería.

Y aquí viene la segunda gran nueva: dos mujeres más a bordo. La primera de ellas es, precisamente, la que dirigirá la recién establecida Consejería de Justicia, Yolanda Ibarrola, antigua directora general del área en la que venía trabajando el ya presidente de la Comunidad. La segunda es María Dolores Moreno, que pasa de ser la directora general de la Mujer a llevar la voz cantante en la Consejería de Políticas Sociales y Familia. En los tiempos que corren, esta elección de Ángel Garrido en favor de la paridad de género en su grupo de consejeros parece una apuesta bastante acertada.

Así las cosas, la última pieza a encajar sería la de Carlos Izquierdo, que se mueve de la última área citada a la que deja descubierta el nuevo vicepresidente, es decir, Medio Ambiente. En cuanto a las demás consejerías, se mantienen sus responsables sin cambios: Engracia Hidalgo en Economía, Empleo y Hacienda; Enrique Ruiz en Sanidad; Rosalía Gonzalo en Transportes, Vivienda e Infraestructuras; Jaime Miguel de los Santos en Cultura; y, finalmente, Rafael van Grieken en Educación e Investigación, sobre el que han recaído las mayores críticas de parte de la oposición, que había pedido su salida del Gobierno tras destaparse el escándalo del «caso máster».

Tras cerca de un mes presidiendo en funciones la Comunidad, arropado por su partido con la presencia de personalidades como Sáenz de Santamaría y Cospedal y haciendo uso de su característica calma, ayer Ángel Garrido juró a las once de la mañana su nuevo cargo, para seguir después con un breve discurso de diez minutos en el que sobresalió un mensaje de unión nacional en el que se intuyeron claras referencias a la situación política en Cataluña: «No concebimos una España privada de ninguna de sus partes, ni tampoco sometida a otra política que no sea la del respeto a la Constitución y a las leyes, la tolerancia y el reconocimiento de la diversidad, sin imposiciones ni proyectos rupturistas», dijo.

Cifuentes, presente

«Muchísimas gracias a ti, por tantísimas cosas, pero sobre todo por tu cariño y tu amistad generosa, que durará siempre». Así respondía Ángel Garrido a la felicitación de su antecesora a través de Twitter, si bien «la presidenta», como se refirió él durante su discurso de investidura, no dejó de estar presente en el acto de toma de posesión del nuevo jefe de Gobierno, que aseguró continuar en la misma línea de gestión de Cristina Cifuentes.

Nacho Aguado, reunido durante la investidura

Fue la noticia: Nacho Aguado, portavoz de la formación naranja en la Asamblea de Madrid, no estuvo presente en el acto de investidura de Ángel Garrido; ni él, ni ninguno de los suyos. En la agenda del político de Ciudadanos, prácticamente a la misma hora del acto de toma de posesión del nuevo presidente autonómico, estaba marcada una reunión con la presidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Maite Araluce. No obstante, no dejó de extrañar la falta de representación del grupo parlamentario que el pasado viernes aupó a Garrido hasta la presidencia: el número dos de Cifuentes consiguió 65 votos a favor de su nombramiento gracias al apoyo de Ciudadanos. Sí estuvieron, sin embargo, los que votaron en contra del que consideran «heredero» de la anterior jefa de Gobierno: Gabilondo por el PSOE y Ruiz-Huerta por Podemos.