Halcones peregrinos en el sureste de Madrid

La Consejería de Medio Ambiente libera tres ejemplares junto a la Laguna del Campillo después de que fuesen rescatados como pollos y criados en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre.

Antes de su liberación se anilla a los halcones y se les pesa para registrar sus datos de cara al seguimiento de SEO/Birdlife
Antes de su liberación se anilla a los halcones y se les pesa para registrar sus datos de cara al seguimiento de SEO/Birdlife

La Consejería de Medio Ambiente libera tres ejemplares junto a la Laguna del Campillo después de que fuesen rescatados como pollos y criados en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre.

Un halcón peregrino es capaz de alcanzar hasta 300 kilómetros por hora cuando se lanza en picado para cazar. Un espectáculo sin igual que la Comunidad de Madrid espera que se pueda observar pronto en el Parque Regional del Sureste. Junto a la Laguna del Campillo se han liberado esta semana tres ejemplares de halcón peregrino con el objetivo de recuperar esta especie emblemática de la región en esta zona.

Se trata de una especie que actualmente está consideraba como Vulnerable en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de la Comunidad de Madrid y en el Listado Español de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. En nuestra región se pueden encontrar desde la Sierra de Guadarrama hasta los cortados fluviales de los ríos Henares, Jarama y Tajo, pero también tienen gusto por las grandes ciudades cuando llega el momento de hacer sus nidos. De hecho, según el seguimiento de la Sociedad Española de Ornitología SEO/Birdlife, hay ocho parejas que han elegido la capital para establecerse y otras cuatro más en los municipios de Fuenlabrada, Parla, Leganés y Alcalá de Henares.

Su presencia en el medio urbano es muy beneficiosa puesto que, entre otras cosas, controlan las poblaciones de palomas ya que estas constituyen su principal alimento en las ciudades. Sin embargo, su presencia en ellas también supone complicaciones para el desarrollo de los pollos de halcón ya que cuando aún no han desarrollado su plumaje y se sienten listos para volar, saltan del nido, pero no siempre son capaces de remontar el vuelo, pudiendo caer al suelo. Si esto ocurre en el medio natural pueden hacer vuelos cortos, subir a árboles y arbustos y volver a saltar; pero en la ciudad, con edificios altos y temperaturas elevadas no son capaces de levantar el vuelo de nuevo y son recogidos por ciudadanos.

En el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre (CRAS) de la Consejería de Medio Ambiente de la comunidad de Madrid, recibieron a tres pollos de halcón peregrino que habían sido hallados en la capital la pasada primavera después de haberse caído del nido. En el CRAS, el equipo de veterinarios y técnicos se ha encargado de su recuperación y, durante un mes y medio, se les ha ayudado a perfeccionar su vuelo y las técnicas de caza con el objetivo de su liberación de nuevo al medio natural.

Así, esta semana y con la colaboración de SEO/Birdlife, y el personal del Parque Regional del Sureste se procedió primero al anillado de los tres ejemplares y posteriormente a su liberación junto a los cortados de la Laguna de El Campillo, en el municipio de Rivas-Vaciamadrid. Pese a que los halcones peregrinos liberados proceden del medio urbano, la Consejería de Medio Ambiente han optado por devolverlos a un medio natural, menos hostil para individuos juveniles, donde podrán crecer y desarrollarse para, el año que viene, emparejarse y buscar su propio lugar de nidificación. De hecho, pese a haber sido liberados en el Parque Regional del Sureste no se descarta que puedan buscar de nuevo un entorno urbano para establecer su nido la próxima temporada.

A mediados de mayo agentes forestales de la Comunidad de Madrid en colaboración con SEO/Birdlife escalaron la torre del Museo de América junto al faro de la Moncloa en la capital para anillar a tres pollos de halcón peregrino cuyo padre, denominado «Colón», procedía a su vez de uno de los nidos de Leganés y que se había desplazado hasta la ciudad para criar con una hembra joven. Apenas un par de semanas antes, la Sociedad Española de Ornitología anilló a otros cuatro pollos de halcón peregrino que habían nacido en una caja nido instalada por Birdlife junto al Río Henares, muy cerca del casco histórico de Alcalá de Henares.