José Aguilar rinde homenaje de cine a Rocío Dúrcal

En la sede de la Sociedad General de Autores de Madrid, (calle Fernando Vl) mañana martes 13 de septiembre, a las 19:00 horas, tendrá lugar en la sala Manuel de Falla la conferencia-Homenaje titulada «Rocío Dúrcal de cine.

En la sede de la Sociedad General de Autores de Madrid, (calle Fernando Vl) mañana martes 13 de septiembre, a las 19:00 horas, tendrá lugar en la sala Manuel de Falla la conferencia-Homenaje titulada «Rocío Dúrcal de cine. La época dorada» a cargo del periodista y escritor cinematográfico José Aguilar, biógrafo de la estrella, que descubrirá algunos de los secretos de su trayectoria artística. En el acto intervendrán el presidente del Círculo de Escritores Cinematográficos, Jerónimo José Martín, la actriz Norma Ruiz y el actor Máximo Valverde compañero de Rocío Dúrcal en películas como «La novicia rebelde» dirigida por Luis Lucia en 1971.

En la disertación, Aguilar, junto al resto de los ponentes, repasará la trayectoria cinematográfica de la actriz desde sus comienzos como niña prodigio y su irrupción en el cine con la película «Canción de juventud», dirigida por Luís Lucia, hasta el final de su carrera en la gran pantalla con títulos como “Me siento extraña” de Enrique Martín Maqueda, que en su momento generaron una gran expectación por motivos muy diferentes.

En la década de los sesenta Rocío Dúrcal supuso uno de los mayores fenómenos cinematográfico-musicales del cine de habla hispana a la altura de Sara Montiel o Marisol. La versatilidad, fotogenia y capacidades interpretativas de la adolescente consiguieron que el público la colocara en un lugar de privilegio que nunca tuvo que abandonar hasta su prematura desaparición.

Cuando se han cumplido diez años de su fallecimiento es necesario revisitar su carrera cinematográfica, que todavía está repleta de incógnitas y de proyectos que nunca pudieron ver la luz por diferentes motivos y que es necesario recuperar.

El impacto social que consiguieron cintas como «La Chica del trébol», de Sergio Grieco, «Tengo 17 años» de José María Forqué o «Más bonita que ninguna» de Luis César Amadori en numerosos países americanos consiguieron que su popularidad traspasase fronteras mucho antes de que se centrase en su faceta musical y de que obtuviese grandes éxitos con la interpretación de temas propios del folklore mexicano que la llevaron al número uno de las listas de éxitos.

El artífice de todo ese triunfo en los inicios de la carrera de Rocío vino de la mano del productor y representante Luis Sanz que fue su descubridor y que llevó su carrera a la manera americana rodeando a la estrella de una importante estrategia de marketing que la catapultó a actuar incluso en los programas más importantes de la televisión americana y a realizar una intensa promoción de sus películas en numerosos países de habla hispana que la reclamaban incesantemente.

Así, la adolescente Dúrcal se convirtió, poco a poco, en una importante actriz de recursos que podía protagonizar importantes títulos teatrales como «Un domingo en Nueva York» dirigida por Adolfo Marsillach, «La muchacha sin retorno» o adaptaciones literarias llevadas al cine como «Marianela» de Galdós dirigida por el extraordinario y tristemente olvidado Angelino Fons.

Un reencuentro con una de las estrellas que dieron más colorido al cine español y que ha quedado para la historia.