Juegos Olímpicos

La austeridad convence al COI

La Comisión entiende la idea de proyecto de M2020 y dice que la crisis no afectará: «Estamos impresionados». El organismo destaca las sedes temporales y las mejoras incorporadas respecto a 2012 y 2016

Alejandro Blanco y Ana Botella escuchan con atención las explicaciones de  Craig Reedie y Gilbert Felli, miembros de la Comisión de Evaluación del COI
Alejandro Blanco y Ana Botella escuchan con atención las explicaciones de Craig Reedie y Gilbert Felli, miembros de la Comisión de Evaluación del COI

«Yo hasta que no se vayan...», decía uno de los miembros de la candidatura de Madrid 2020 después de la última ponencia, cuando el Príncipe puso el cierre y empezaba a desmontarse el tinglado del sótano del Hotel Eurostars, señal de que todo se acercaba a su fin. Pero todavía no había terminado. Los puntos suspensivos de la primera frase pueden completarse con un «no respiraré», porque faltaba por escuchar las conclusiones de la Comisión de Evaluación. No las «notas», que no se sabrán hasta agosto, pero sí un esbozo de ellas. Los miembros del COI, fantasmas hasta ayer para la Prensa, porque habían pedido intimidad en su visita hasta el punto de obligar a los ponentes durante los cuatro días a entrar a la sala de exposiciones sin móvil para evitar filtraciones, se hicieron reales. Craig Reedie, presidente de la Comisión, y Gilbert Felli, director ejecutivo del COI, tomaron la palabra. Y lo que dijeron fue música para los oídos de la candidatura española, empezando por el «estamos enormemente impresionados» de Craig. No se esperaban grandes críticas porque nunca las hacen, pero los halagos fueron numerosos en varios sentidos, e insistentes en el de que la crisis no va a ser un problema, pese a que los periodistas turcos y japoneses (Tokio y Estambul son las otras dos candidatas) no se cansaban de preguntar por ella. «Sabemos que la economía de España pasó por momentos difíciles, pero ha pasado, se ha estabilizado y va a mejorar», opinó Craig Reedie.

La principal idea de Alejandro Blanco y M2020 era que la Comisión se marchara entendiendo la idea que tenían de los Juegos, y así fue. Más que gastar por gastar, la opción española apuesta por optimizar recursos, por la austeridad. «Había una tendencia a querer siempre más que la última vez, pero hemos cambiado, ahora pedimos unos requisitos, pero no hay mínimos. Los Juegos no se pueden hacer cada vez más caros», afirmó Gilbert Felli, que también destacó que vistos los costes que les proponen, no piensan que haya peligro: «El presupuesto lo hemos visto con buenos ojos y los Juegos se pueden lograr». «El hecho de que ya haya tanto construido ayuda. La crisis no afectará porque la ciudad ya ha pagado una gran parte, es una inversión para el futuro, otra cosas sería si empezaran de cero», añadió Craig.

En este sentido, los miembros del COI destacaron que al haber sedes temporales, como El Retiro o Las Ventas –algo que se puso de moda en los pasados Juegos de Londres–, no habrá un gasto extra. Madrid ha sabido incorporar a su programa mejoras heredadas de Juegos pasados y de sus dos intentos anteriores, los de 2016 y 2012. «Esta tercera candidatura es mejor. La ciudad va aprendiendo y la calidad y las garantías han mejorado», afirmó el presidente de la Comisión. La cercanía de las distintas sedes también es un punto a favor de Madrid: «Como dijo el presidente, Jacques Rogge, los deportistas vienen a competir no a desplazarse».

Los examinadores pudieron percibir de cerca el gran apoyo que tiene la candidatura tanto de las instituciones, los empresarios, la política –como les hizo saber Mariano Rajoy– como de los ciudadanos. Restaron importancia a las pequeñas protestas que se han encontrado durante estos cuatro días: «Les hemos vistos en un par de ocasiones, pero no nos han pedido hablar con ellos. Hemos entendido lo que pedían y esperemos que se pueda solucionar. Hay manifestaciones en muchos lugares del mundo», reflexionó Craig. Otros puntos oscuros en las anteriores apuestas de la capital de España también parecen resueltos ahora. Uno es la seguridad. «Madrid es segura», dijo rotundo el dirigente de la comisión. Y otro es el dopaje: «Cada político con el que hemos hablado nos ha dicho que la nueva ley, que se ajusta a las normas de la AMA (Asociación Mundial Antidopaje), entrará en vigor en junio».

Escuchado todo esto sí podía ser momento de respirar, pero no hay que olvidar que el informe de la Comisión no es vinculante y que en las últimas ocasiones el mejor valorado por ella no ha sido el ganador final. Tras su visita a Tokio, también dijeron sentirse «impresionados». El domingo comienza el examen a Estambul y parece fácil predecir el adjetivo que utilizarán. «Sólo hemos cubierto una etapa, ahora queda la segunda», dijo después Alejandro Blanco. Es tiempo de que Marisol Casado, Perurena, Samaranch –los tres miembros del COI españoles– y la candidatura en general hablen uno a uno con los votantes –ya lo han hecho con muchos– para que el 7 de septiembre apuesten por Madrid.

El detalle

A LA TERCERA VA LA VENCIDA

Sir Craig Reedie recordó con un chascarrillo cómo los terceros intentos son los mejores. «La tercera candidatura es mejor que la segunda y la segunda que la primera. Yo perdí dos veces antes de ganar. Quizás a la tercera va la vencida», señaló.