La huelga de maquinistas se queda en la periferia

Metro dice que se superaron los servicios mínimos. En las líneas más alejadas del centro las esperas sí se duplicaron

La huelga seguirá hasta el viernes. Además, los maquinistas amenazan con parar del 8 al 12 de enero, en esta ocasión en la hora punta de la mañana
La huelga seguirá hasta el viernes. Además, los maquinistas amenazan con parar del 8 al 12 de enero, en esta ocasión en la hora punta de la mañana

Metro dice que se superaron los servicios mínimos. En las líneas más alejadas del centro las esperas sí se duplicaron.

Ayer, al contrario que otros días, en los paneles informativos de Metro de Madrid, el número de minutos que quedaban para que llegase el siguiente tren iban acompañado de un pequeño mensaje que rezaba así: «Huelga de maquinistas, paros de 17:00 horas a 21:00 horas, los días 18, 19, 20, 21 y 22 de diciembre». Algunos pasajeros, resignados, leían el aviso y continuaban leyendo sus libros o jugueteando con sus móviles sin darle mayor importancia. Otros, viendo que iban a tener que estar de pie esperando, alrededor de cinco o siete minutos, daban vueltas para ver si, así, el tiempo pasaba más rápido.

Los intervalos cortos sólo se dieron en las líneas centrales, claro. Y es que, en la periferia la cosa fue más tediosa porque los tiempos de espera llegaron a ser de hasta 16 minutos. Según indicó el Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro de Madrid (SCMM), que ratificó la huelga, el pasado viernes, tras no llegar a un acuerdo con el Comité de Salud Laboral de Metro sobre la realización de un estudio de seguridad e higiene con el que sus trabajadores podría pasar de ser «Personal no cualificado» a «Maquinistas de Tracción Eléctrica», las líneas más concurridas contaron con entre 14 y 24 trenes, mientras que las periféricas sólo dispondrán dos metros en circulación.

Aunque desde el sindicato fijaron los servicios mínimos en un 62%, desde Metro aseguraron ayer que, en la primera jornada de paros parciales, circularon un 64% de los trenes con relación a un lunes normal en esa misma franja horaria. De hecho, además de incrementar el número de trenes previstos, según fuentes del suburbano, la jornada se desarrolló «con total normalidad y sin incidencias».

No obstante, el sindicato cifró en un 100% el seguimiento de la huelga y, la falta de una respuesta «clara y contundente», hará que durante toda esta semana, los viajeros que se trasladen en este medio de transporte público tan transitado tengan que esperar algo más en los andenes, o salir antes de casa si no quieren llegar tarde a sus compromisos.

Por su parte, la consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Rosalía Gonzalo, también quiso manifestar su opinión sobre esta situación y apeló ayer a la «responsabilidad y generosidad» entre Metro. Gonzalo denunció que los paros generan «inconvenientes» a los madrileños en unas fechas en la que se prevé mucha demanda de servicio por coincidir con Navidad.