Caleido: 5.500 empleos y 300 millones de inversión

La quinta torre de la Castellana se sumará al «skyline» en 2019, albergará un campus del Instituto de Empresa, un hospital Quirón y una zona comercial.

La quinta torre de la Castellana se sumará al «skyline» en 2019, albergará un campus del Instituto de Empresa, un hospital Quirón y una zona comercial.

En septiembre de 2019, el norte de la ciudad de Madrid sumará un nuevo rascacielos a su «skyline». Caleido será, con sus 160 metros de altura, la quinta torre de la capital. El presidente de Inmobiliaria Espacio, Juan Villar-Mir, y la alcaldesa, Manuela Carmena, presentaron ayer este proyecto. En términos de inversión, representa un impacto superior a los 300 millones de euros, con un total de 205 millones sólo en los conceptos de construcción, tasas y licencias. Además, el Ayuntamiento percibirá un canon de 4 millones de euros por cada uno de los 75 años de la fase de explotación. Según los cálculos de los promotores tendrá una contribución al PIB de 84 millones durante las obras: 53,8 en la ciudad y 30,9 en el conjunto de la Comunidad. La aportación al PIB en el periodo de explotación ascenderá a los 305 millones. Al margen de estas cifras, Carmena destacó el valor de Caleido como elemento vertebrador de la ciudad: «Aquí también había un hueco que había que completar», precisó, para elogiar a continuación el carácter educativo de estas instalaciones. Se refería la alcaldesa al campus universitario vertical con capacidad para hasta 6.000 estudiantes del Instituto de Empresa.

La iniciativa universitaria compartirá espacio con un centro sanitario de primer nivel especializado en medicina deportiva que será explotado por Quirón. A estas firmas se irán sumando nuevas empresas a partir de febrero, fecha en la que está previsto que comiencen los trabajos y la comercialización de espacios.

Respecto a la generación de empleo, se estima que 1.559 personas participen en la fase de construcción. A esta cifra habrá que sumar otros 3.992 nuevos puestos de trabajo una vez el complejo esté operativo para su explotación. A los 12.000 metros cuadrados de zona comercial se unirá la adecuación de otros 30.000 metros cuadrados como zonas verdes. El complejo tendrá cerca de 2.000 plazas de aparcamiento.

En lo que concierne exclusivamente al proyecto arquitectónico, diseñado por Fenwick & Iribarren Arquitectos en colaboración con el estudio Serrano Suñer, cabe destacar que el complejo, en realidad, constará de dos edificaciones. Una es la torre, con 35 plantas y 160 metros de altura desde la plataforma del paseo de la Castellana. Sobre la base de Caleido se levantará una segunda edificación, con cuatro plantas y veinte metros de altura –lo que otorga al conjunto una altura superior a los 180 metros– que servirán para solventar el desnivel del terreno. Su disposición a modo de zócalo reforzará la imagen de «T» invertida si se contempla el proyecto desde Monforte de Lemos.

De la edificabilidad destinada a los distintos usos, al centro universitario se han reservado 48.000 metros, al centro sanitario, 11.000 metros y a los usos terciarios, 11.000 metros. Por inmuebles, la edificabilidad de la torre es de 32.148 metros cuadrados y la del zócalo, de 37.852 metros.

El complejo ocupará el actual agujero de lo que se propuso como el Centro Internacional de Convenciones durante el mandato de Alberto Ruiz-Gallardón. La superficie del solar, situado en el paseo de la Castellana 259, es de 66.972 metros cuadrados. Los terrenos son propiedad del Ayuntamiento de Madrid, que decidió ceder su uso a la compañía Icono Torre Vida S.A.U. durante 75 años a cambio de un canon.

Desde el Grupo Villar Mir abrieron ayer la puerta a que se incorporen al proyecto nuevos inversores. Los eventuales socios de Caleido podrían llegar a controlar hasta el 49%. De momento, hasta tres inversores han mostrado su interés en este desarrollo: una inmobiliaria internacional y otros dos fondos extranjeros, de los que no se ofrecieron más detalles.

Refuerzo de autobuses

Respecto a los cambios que la apertura de Caleido provocará en la movilidad de esta zona del norte de la ciudad, el consistorio adelantó ayer que, ante el previsto aumento de actividad en la zona, el Ayuntamiento estudiará, en coordinación con la Empresa Municipal de Transportes y el Consorcio Regional de Transportes el refuerzo y las posibles mejoras de las líneas que confluyen en el entorno de las Cuatro Torres y en el que se ubica además el Hospital de La Paz. Desde el Gobierno de Ahora Madrid se valora también muy positivamente que este desarrollo permita mejorar la conexión entre Monforte de Lemos y paseo de la Castellana, al eliminar la barrera urbana que plantea esos terrenos sin edificar mediante un conjunto de recorridos peatonales a través de un sistema de espacios libres ajardinados. Del mismo modo, insiste el Ayuntamiento, supondrá «un motor para dinamizar la actividad social y económica de la zona, que actualmente carece de oferta comercial, restauración y ocio».

Sostenibilidad

Los interiores del espacio comercial combinarán innovación tecnológica, ambiente natural y sostenibilidad. Los locales se articularán en torno a dos amplios paseos al aire libre que permitirán una circulación peatonal flexible tanto por el interior como hacia las zonas verdes estanciales.

El conjunto será un proyecto sostenible que aspira a conseguir la Certificación LEED Gold. Para ello, el nuevo complejo dispondrá de las últimas innovaciones en sostenibilidad y eficiencia para reducir el consumo energético y de agua, potenciar el reciclado de materiales y proporcionar un entorno saludable para sus usuarios.

Conexiones y zona verde

La zona verde se proyecta como un conjunto de parterres y de caminos, y espacios con zonas lúdicas y estanciales. Para conectar peatonalmente el Paseo de la Castellana con el eje Monforte de Lemos, Parque Norte y Parque de los Pinos, el proyecto plantea un conjunto de recorridos peatonales a través de un sistema de espacios libres ajardinados. A través de dichos recorridos, se conectarán los espacios libres públicos próximos con el acceso principal al zócalo de Caleido y con la plataforma de las Cuatro Torres situada a la cota del Paseo de la Castellana. Estos recorridos tendrán continuidad hasta las cubiertas ajardinadas proyectadas en el zócalo, lo que integrarán estas superficies al sistema de espacios libres.

Inversión

La inversión total, incluyendo costes edificación, urbanización de la parcela destinada a zona verde, tasas y canon, superará los 300 millones de euros.

Con este movimiento, el IE tendrá en 2019 un campus vertical de 165 metros de altura y otro horizontal en la base con capacidad para unos 4.000 alumnos.

IE University, que dispondrá de estos terrenos por un plazo de 20 años prorrogables por otros 55 años, añadirá este campus a su cartera e impartirá en el mismo formación de grado universitario en áreas como Business Administration, Arquitectura, Tecnología, Relaciones Internacionales, Derecho, Comunicación o Psicología.

Por su parte, el grupo Quirón contará con un centro orientado a la mejora de la salud y el fomento de los estilos de vida saludables desde el concepto de la medicina preventiva y la rehabilitación.

También dispondrá de servicios médicos generales para atender a los trabajadores de las Cuatro Torres, a los alumnos del IE, así como al resto de vecinos.

Para levantar el edificio, el Grupo Villar Mir se alió en 2015 con la firma inmobiliaria Corestate Capital mediante la constitución de una “joint venture” (sociedad de riesgo compartido).

Sin embargo, a finales de noviembre del 2016, el Grupo Villar Mir y la empresa suiza Corestate disolvieron la sociedad para desarrollar proyectos inmobiliarios en España, entre ellos esta torre.

En este contexto, Inmobiliaria Espacio no descarta incorporar un socio al proyecto, en cuya presentación ha asistido la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, aunque no hay nada cerrado al respecto.

Transporte público

Ante el previsto aumento de actividad en la zona, el Ayuntamiento estudiará, en coordinación con la EMT y el Consorcio Regional de Transportes, el refuerzo y las posibles mejoras de las líneas que confluyen en la zona.