Madrid

Lo que Carmena «tapará» hoy en la Comisión de Cultura

En una cita tachada de «autobombo» por la oposición, el PP le recordará su «dejadez» en Vallecas y Tetuán.

En una cita tachada de «autobombo» por la oposición, el PP le recordará su «dejadez» en Vallecas y Tetuán.

Publicidad

Durante la Comisión de Cultura de hoy, una cita que la oposición ha tachado reiteradas veces como un vehículo de «autopromoción» de la alcaldesa, Manuela Carmena tratará en profundidad sus últimas intervenciones en lo que respecta al paisaje urbano de la capital. Repasará proyectos como «Versos al Paso», «Compartiendo Muros», «El Jardín de los Libros Nómadas»... Sin embargo, no «tocará» aquellas intervenciones que, bajo su gestión, han caído en la desidia, cuando no en el abandono. «Queremos denunciar que la alcaldesa utilice la comisión para el autobombo. Por ello, como ha elegido el paisaje urbano como tema, hemos estudiado cómo estaban y cómo se encuentran a día de hoy algunos de los proyectos de los que presume el Consistorio», afirma a este diario Isabel Rosell, portavoz de Cultura del Grupo Municipal del PP. Así, la formación liderada por José Luis Martínez-Almeida ha rescatado siete proyectos que figuran en la web municipal de Madrid Paisaje Urbano, ilustrados con «bonitas fotografías», y que hoy denotan el grave problema que tiene el Ayuntamiento a la hora de mantener la ciudad limpia. «La alcaldesa ha acusado a los madrileños de ser sucios, pero es el Consistorio el que da el peor de los ejemplos: hacen lo mismo de lo que se quejan», señala Rosell.

Así, una de las intervenciones es la conocida como Pilares M30. Situados bajo el Puente de Vallecas, se trata de murales de siluetas humanas que «aprovechan algunos elementos de los pilares para acoplarse a ellos», según el Consistorio. Las imágenes, tomadas recientemente, muestran no sólo varias baldosas levantadas, sino también que los pilares se han convertido en un refugio para los «sintecho».

Precisamente, en el distrito del Puente de Vallecas se encuentran otros dos emplazamientos olvidados. El Ayuntamiento presume de que el Cinema Amos Acero, auditorio del parque del mismo nombre, se ha «desestigmatizado» por el hecho de «redecorar» sus gradas. Sin embargo, no menciona que los llamativos colores con los que se estrenó se han ido difuminando por falta de mantenimiento, que las pintadas y graffitis van devorando poco a poco las gradas y que el firme presenta grietas cada vez más acentuadas. No muy lejos se encuentran las plazas situadas entre las escuelas infantiles de Zaleo y de Los Gorriones. Allí estaba la «pérgola de las letras», una bonita iniciativa de elementos urbanos interactivos. Y decimos que «estaba» porque las letras que adornaban la zona han desaparecido.

Desperdicios de cine

Publicidad

Como en el caso del Amos Acero, también nació con vocación de cine de verano el Cinema Usera. Es cierto que está activo. Hace cinco meses se proyectaron cintas como «La vida de Brian»; sin embargo, los desperdicios se acumulan hoy en la zona como si la sesión se hubiera celebrado hace apenas cinco días.

Nos desplazamos ahora a Tetuán. Se trata de un proyecto que empezó a gestarse con la anterior Administración: «Ganando Metros», un jardín urbano, antes un antiguo solar, en la esquina de la calle Lope de Haro con la calle Berruguete. Aunque el actual Consistorio lo muestra con una bonita fotografía, la verdad es que, hoy, la mayoría de su césped se encuentra marchito y con materiales desperdigados a su alrededor. En no mucho mejor estado se encuentra el Huerto de Tetuán, en la calle del Matadero. Nació con Ana Botella al frente del Consistorio. Y pese a que el Gobierno de Carmena ha reivindicado la presencia de los huertos urbanos en el paisaje madrileño, su conservación es lamentable.

Publicidad

Por último, todo aquel que visite este distrito y que quiera ver el peculiar «Hypertube», encontrará que ya no está, pese a que el Ayuntamiento lo publicita todavía en su web. Esta curiosa estructura edificada a base de cilindros, pensada en principio como «un lugar de encuentro para los vecinos y los paseantes», ha desaparecido del mapa de Tetuán sin que se sepa muy bien ni el cuándo ni el cómo. Quien pasee hoy por allí, se topará con un solitario espacio verde en su lugar.