Actualidad

El médico de emergencias 112 a la madre del joven fallecido por asfixia: "Pues respira perfectamente"

La Comunidad de Madrid investiga el presunto caso de negligencia en la aplicación del protocolo del servicio de Emergencias en el caso del fallecido en Navalcarnero

Los padres de Aitor García Ruiz, fallecido en enero de 2018 a los 23 años, tras sufrir un tromboembolismo pulmonar, acusan al Summa 112 de "negligencia"y retraso en la asistencia al no haber valorado la gravedad del joven y activar tarde una ambulancia que tardó 23 minutos en llegar.

Publicidad

La familia de Aitor García Ruiz, el joven de Navalcarnero que falleció el 14 de enero de 2018 por asfixia, hizo públicos ayer en rueda de prensa los audios de las llamadas de socorro que hicieron al servicio de emergencias de la Comunidad 112.

El tiempo no ha sido ningún alivio para el matrimonio, que afirma ayer que su único hijo aún estaría con vida si se hubiese aplicado el protocolo a tiempo.

Bartolomé y Carmen contaron entre lágrimas el instante más oscuro de sus vidas, en el que su hijo sufría un desmayo por no poder respirar. La madre, rápidamente hizo una llamada de emergencias al 112 para solicitar ayuda para su hijo, sin embargo, solo obtuvo una fría respuesta. No obstante, ante el agravamiento llamó hasta cinco veces.

La primera llamada la realizó a las 11:54 de la mañana. La madre intentaba explicar el incidente al médico, quien le pidió hablar con el joven. «Pero no puede respirar», dijo ella, a lo que el facultativo respondió: «Señora, si llegamos al hospital ahora, él va tener que decir qué le ocurre, así que pásemelo». En el audio se escucha al joven agonizando mientras intenta decir: «Me ahogo... No puedo respirar». Tras escucharlo, el médico diagnostica: «Pues respira perfectamente» y le pregunta a la madre si había bebido algo o si se encontraba en tratamiento psiquiátrico.

Publicidad

Cinco minutos después, a las 12:01, se produce la segunda llamada en la que Aitor ya se encontraba inconsciente. El joven estaba echado en la cama, mientras que el padre insistía en que enviasen una ambulancia. El médico, esta vez, le da indicaciones para que ellos mismos hagan la reanimación. En esta conversación se oye el sonido ambiental en el que la madre intenta hacer caso a las indicaciones entre desesperados llantos. En el acto, el médico dice: «Las personas que estén ahí que le ayuden en vez de llorar».

Carmen cuenta lo difícil que fue ver a su hijo perder el conocimiento, sin que ella pudiese hacer algo para ayudarle. En ese momento, no fueron conscientes de las palabras del personal de emergencias que se encontraba al otro lado de la línea, por lo que al escucharlo posteriormente, su indignación creció.

Publicidad

Por su parte, el padre explica cómo él intentaba mantenerse sereno para que alguien llegase a socorrer a Aitor. «Por un lado, mi hijo moría y por otro mi mujer se desvanecía», recuerda. Así, en las tres llamadas siguientes realizadas a las 12:07, 12:09 y 12:16, los encargados de 112, no lograron localizar la vivienda.

«A mi hijo no lo atendieron en su momento, tuvimos que llamar hasta a la Guardia Civil». A pesar de que los agentes de la Guardia Civil fueron los primeros en personarse, no pudieron hacer nada hasta la llegada de la ambulancia, la cual llegó 27 minutos después de la primera llamada.

Cuando finalmente todos los dispositivos llegaron, Aitor ya había entrado en coma. El joven había sufrido una tromboembolismo pulmonar. Según el padre, nunca había padecido ninguna enfermedad ni dolencia. «Era un chico con mucho futuro, informático, inteligente y deportista. Aún no he logrado hacerme a la idea que ya no está, incluso a veces quiero buscarle en su habitación», añadió.

El abogado de la familia ha formulado una reclamación administrativa previa a la vía judicial contra el Summa 112 por una cuantía de 175.045,33 euros bajo el concepto de indemnización por los daños y perjuicios sufridos, «donde un jóven que pudo sobrevivir, perdió la vida» según el representante legal. Las grabaciones de las llamadas son las primeras pruebas oficiales que los familiares han podido reunir para el inicio del proceso. Uno de los principales objetivos es identificar a los médicos que atendieron esta emergencia. En un principio se pensó que se trataba de una sola persona, pero el abogado planteó que podrían ser dos, por el sonido de las voces.

Publicidad

Ante estos hechos, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, explicó que la investigación se había iniciado hace escasas fechas cuando el abogado de la familia del joven ha presentado una reclamación patrimonial a la Comunidad de Madrid, por vía administrativa, por la muerte del chico. Ruiz Escudero lamentó "profundamente"este caso "triste y dramático"

El consejero precisó que el abogado de la familia hizo una reclamación patrimonial por vía administrativa a la Comunidad de Madrid para valorar cómo había sido la actuación del médico del Summa 112 en este caso.

La Comunidad de Madrid, a través de la Consejería de Sanidad, ha activado la vía administrativa para determinar cómo fue la actuación del profesional del Summa 112 en este caso activando los protocolos previstos en este tipo de actuaciones, ha detallado Ruiz Escudero.

Ha indicado que "lo que hay que hacer es escuchar la transcripción (de la llamada telefónica al Summa 112) y ahí que se valore realmente si se ha procedido"conforme a los protocolos que tiene el Summa 112 para estos casos.

No obstante, Ruiz Escudero ha subrayado que "se activaron los recursos cuando se tuvieron que activar", primero, una ambulancia; luego, una UCI; posteriormente, hubo un traslado al Hospital Rey Juan Carlos y, cuatro días después, se produjo el fallecimiento.

El consejero ha indicado que el profesional que atendió a esa persona en el Summa 112 ha trabajado desde 2018 hasta ahora "con normalidad".

Según la primera valoración de la Inspección Médica, se actuó conforme a los protocolos, en la activación de los recursos, pero se están valorando la conversación que mantuvo el médico con el paciente, ha agregado. EFE

El vicepresidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, ha señalado que confía en que se "depurarán responsabilidades"si se confirma que el SUMMA 112 no activó el protocolo adecuado.

"Yo lo he visto hace unos minutos y la primera sensación que he tenido es de indignación", ha incidido Aguado en declaraciones recogidas por la agencia Europa Press.

Así, ha recalcado que desde el Ejecutivo regional no pueden "permitir algo así"y ha asegurado que, si se confirma, espera que el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, pedirá "explicaciones inmediatamente, abra una investigación y depure responsabilidades".

"Pido disculpas en la medida de nuestras responsabilidades a la familia por lo que han tenido que vivir y la pérdida de su hijo", ha concluido Aguado.

Se respetaron los protocolos

Por su parte, la Comunidad de Madrid asegura que se respetó protocolo de emergencias del SUMMA 112, aunque ha afirmado que se produjo una "falta de humanidad"en el tratamiento al mismo.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en declaraciones a los medios de comunicación en la Real Casa de Correos recogidas por Europa Press, ha querido transmitir su "cariño y apoyo"a la familia del fallecido, aunque ha ensalzado la labor que realizan los profesionales de los servicios de emergencias madrileños, que ha explicado que pueden recibir más de 4 millones de llamadas en el 112 y más de 1,5 en el caso del SUMMA.

Sin embargo, ha subrayado que le gustaría que se garantizara la "humanización y la atención personalizada"cuando se trata de unas emergencias sanitarias. Ayuso ha insistido en que se aplicaron los protocolos correspondientes, si bien ha indicado que en las grabaciones que se han distribuido se muestra una "sensación de frialdad", informa Ep.

Por otro lado, ha asegurado que la inspección médica ya está valorando la reclamación que ha efectuada la familia y se ha mostrado a disposición de la misma en lo que pueda colaborar. "Se detecta una falta de cercanía y empatía", ha apuntado.

Finalmente, se ha comprometido a centrar su atención en estos casos y a intentar evitar que se vuelvan a repetir. "Tenemos una atención telefónica de primera y nuestro compromiso es que lo siga siendo", ha concluido.