Los sindicatos preparan una semana de caos ferroviario

Martes y jueves coincidirán los paros convocados por los maquinistas de Renfe en Cercanías y los sindicatos del Metro de Madrid

Martes y jueves coincidirán los paros convocados por los maquinistas de Renfe en Cercanías y los sindicatos del Metro de Madrid

Los madrileños tienen por delante una semana que pondrá a prueba su paciencia. No uno, sino dos servicios ferroviarios han convocado huelgas que convertirán el traslado por la ciudad en todo un reto para los usuarios del transporte público. Y es que estos días coinciden los paros tanto de Metro como de conductores de Renfe, lo que multiplicará el caos y las esperas en los andenes. En concreto, el peor día será el próximo martes 14 en la primera hora punta de la tarde, cuando se solapan el paro del Sindicato del Colectivo de Maquinistas de Metro (SCMM) y el de maquinistas de Renfe (Semaf). También habrá problemas el día 16, cuando, junto a los conductores de Cercanías, habrá movilizaciones en el suburbano madrileño secundadas por el resto de sindicatos de Metro. Para ambos servicios de transporte, tanto Renfe como la Comunidad de Madrid han decretado servicios mínimos por encima del 50% en las horas afectadas.

Además de los dos días en los que confluyen las protestas, durante toda la semana habrá interrupciones del servicio de ambos transportes a distintas horas. En concreto, Metro de Madrid parará entre las 6:00 y las 9:00 horas el lunes, 13 y el miércoles 15. Entre las 14:00 y las 17:00 horas el martes 14 y entre las 18:00 y las 22:00 horas el viernes 17. En el caso de Renfe, los maquinistas han convocado huelga para este domingo 12, además de para el martes 14 y el jueves 16. Los paros de Renfe serán de 24 horas.

Durante estos días, la Comunidad de Madrid y Renfe han establecido distintos servicios mínimos, que en el caso del operador del servicio ferroviario estatal son del 50% para Cercanías, aunque en la primera jornada de huelga que hubo el pasado viernes la empresa denunció incumplimientos de estos servicios mínimos en los núcleos de Cercanías de Madrid y Valencia, donde hubo quejas de los usuarios por los retrasos en los trenes. De hecho, en las redes sociales se criticaba que los maquinistas no sólo llegaban con retraso al tren en las cabeceras de línea, sino que lo hacían con mucha calma pese a que los usuarios estaban en el andén.

Para los próximos días y para el núcleo de trenes de proximidad madrileño, Renfe ha establecido refuerzos para las horas punta del 75% del servicio –entre 6:00 y 9:00 horas, entre 13:30 y 15:30 horas, y entre 18:30 y 20:30 horas–, mientras que el resto del día será del 50%. Con todo, las esperas de los usuarios superaron la media hora en algunos casos, como muchos denunciaron a través de Twitter.

En el caso de Metro de Madrid, el Gobierno regional ha establecido que los servicios mínimos el lunes 13 y el miércoles 15, cuando los paros serán a primera hora de la mañana, sean del 64%, mientras que el martes 14, pese a coincidir con la huelga de Renfe, serán del 57% y el viernes del 51%. Todavía no se han decretado cuáles serán los paros para la siguiente semana, puesto que los sindicatos del suburbano madrileño, ante el fracaso de las negociaciones con la Consejería de Transportes para el convenio colectivo, decidieron prolongar los paros intermitentes. De este modo, habrá huelga en Metro de Madrid los días 20 y 21 de junio –entre las 6:30 y las 9:00 horas y entre las 14:15 y las 16:15 horas, respectivamente– y los días 23 y 24 de junio –entre las 6:00 y las 9:00 horas y entre las 18:00 y las 0:00 horas, respectivamente–.

Según explicó ayer el secretario general de UGT-Metro Madrid y secretario del comité de empresa de Metro, Teo Piñuelas, ayer en la Asamblea de Madrid, las negociaciones están «bloqueadas» por el Gobierno regional. Al respecto, señaló que el conflicto se circunscribe a tres puntos: que no se concrete la creación de empleo; que no se den pasos en la jubilación parcial, «al hablar de un año cuando la ley habla de hasta 2018»; y que no se busquen «las cantidades pactadas ligadas a la productividad» ni «zanjar la deuda contraída con los trabajadores».

En cambio, el consejero delegado de Metro de Madrid, Juan Bravo, que ayer compareció en la comisión de Transportes, Infraestructura y Vivienda en el parlamento madrileño, afirmó que llevan negociando con los representantes de los trabajadores desde el 10 de diciembre de 2015 y que desde entonces se han celebrado 20 reuniones. Sobre los puntos en conflicto, Bravo indicó que están sujetos a la limitación presupuestaria tanto en relación a la jubilación como a la tasa de reposición, limitada en los dos últimos ejercicios presupuestarios, pese a que consideró que, desde su perspectiva se necesitan más efectivos. Igualmente, en lo que tiene que ver con la «recuperación del incremento retributivo de los años 2011 o 2012», el consejero delegado apuntó que los tribunales respaldaron que las empresas públicas no podían efectuar abono alguno por las previsiones de los convenios.